Corrientes 16 °C
Min. 15 °CMax. 24 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1252153
CUARTA EDICIÓN

ArteCo: "Escuchar el territorio"

ArteCo, el mercado de arte contemporáneo de Corrientes, mostró en su cuarta edición, la propuesta de los artistas con relación al cuidado del ambiente. Discursos y obras que, lejos de plantear consignas, aportan miradas y prácticas que permiten acercarse a la cuestión desde diferentes lugares.

La diversidad fue una característica sobresaliente de la feria, que tuvo una propuesta "conceptual y política clara: una perspectiva de protección del medio ambiente, en contra de la deforestación, de la contaminación del aire, el agua, a favor de las energías renovables, a favor de la conservación de las especies, mucho más con los acontecimientos que afectaron a la Provincia a principios de año", afirmó el curador general de ArteCo, Julio Sánchez.

Las obras irradian una tenue luz sobre el campo de las artes, en relación a la propuesta de Sánchez. En consonancia con ello escuchamos afirmar a Ticio Escobar en la presentación de su libro "Aura latente": "El arte busca "inquietar levemente…El pensamiento contemporáneo es la micro política, el deseo, el inconsciente, la subjetividad, lo menudo, lo minúsculo, atisbos de verdad antes de luces cegadoras". Así "la obra puede acercarse al "resplandor errático pero resplandor vivo, resplandor de deseo y de poesía encarnada" de los bichos de luz, sostuvo el pensador paraguayo, refiriéndose a "La supervicencia de las luciérnagas" de Didi-Huberman. 

Con esta consigna, el jurado integrado por Gustavo Piñera (Córdoba) junto a Gustavo Mendoza (Corrientes) y Adriana Almada (Paraguay), seleccionaron la obra de 30 artistas e invitaron a 16 galerías (entre ellas 6 de Paraguay, que seleccionó un conjunto de obras muy interesantes y diversas, curadas por Osvaldo Salerno), galerías de Catamarca, Tucumán, Santiago del estero, Buenos Aires, Entre Ríos, Museo de la Triple Frontera y proyectos colectivos como Erróneamente, La Usina Cultural, el proyecto de Asalto Mangin, Play, Fernanda Toccalino y Maia Navas.

Distintos lenguajes, estéticas, técnicas: fotografía, arte digital, montajes, objetos, arte lúminico hecho con materiales reciclados, conviviendo con grabado, óleo, acrílicos, tierra, pintura sobre chapa, cartón, papel, papel hecho con ruda, el rancho de barro y espartillo que levantó Desireé DeRideer para dar cobijo a los animalitos del Iberá, tejidos, escultura, cerámica,  vidrio, una relectura del pop en clave local, arte queer, cruces entre artistas y artesanos que lograron piezas con diseño artístico, prácticas artísticas sustentables, valorización de técnicas locales tradicionales y mucho más.

El retorno a la presencialidad garantizó la circulación del público y el encuentro con la obra y su aura, algo que difícilmente se pueda apreciar en la virtualidad: el trazo del artista, su respiración, la posibilidad de acercarse o alejarse y ver la obra desde distintos ángulos. Y habilitó la posibilidad de la pregunta y el diálogo sobre la obra.

El edificio

Y se agrega en esta edición, el acondicionamiento de un ámbito no convencional como es la ex Usina como espacio recuperado.  "El desafío era aportar al concepto de cuidado del ambiente que propuso Julio Sánchez, ideas para que se pudieran ver también en el diseño del recorrido (del edificio) lo que se deja, lo que se usa, entonces dejamos los yuyos que habían crecido arriba de las tejas, unos enormes árboles que habían salido en los galpones. Los dejamos porque dan una sensación de esperanza, de que a una usina eléctrica abandonada, la naturaleza termina recuperándola. Es un triunfo simbólico. Ojalá que no sea solamente simbólico, que nos caiga la ficha y que podamos cuidar un poco el planeta" afirmó Gustavo Piñero.

Las preguntas y respuestas correctas surgen del territorio

De acuerdo a los datos aportados por el Instituto de Cultura, presidido por Gabriel Romero, que marca la voluntad del Gobierno provincial de asumir un rol activo en el fortalecimiento del mercado de arte, la feria recibió más de 45 mil visitantes, más de 300 obras vendidas, números que marcan su éxito.

Más allá de lo cuantitativo, ArteCo permitió el intercambio simbólico entre el artista y el público, y con su propio campo, pero sobre todo la posibilidad, como marcaba al final de la feria Gustavo Piñero, de "escuchar el territorio, a los artistas, muralistas, el respeto a los artistas y las producciones. Tratar de encontrar preguntas correctas para ofrecer las respuestas correctas que contribuyan a  fomentar el desarrollo del arte contemporáneo", y sobre todo, "empezar a pensar cruces en territorios y con los países limítrofes, generar eso acá y pensar en esta región cultural que vincula a Chaco, Paraguay, el sur de Brasil, escapándole a las fronteras, de las que la naturaleza no hace caso".