Corrientes 17 °C
Min. 15 °CMax. 24 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1251368
Fuente: webeservice 15 DE JUNIO DÍA INTERNACIONAL DE LA TOMA DE CONCIENCIA Y PREVENCIÓN

Erradicar y disminuir el maltrato y el abuso al adulto mayor

Puede ser físico, verbal, psicológico, sexual, económico o patrimonial; puede darse en el contexto familiar, en instituciones o en ámbitos comunitarios. Las sociedades deben prestar atención para aminorar este tipo de situaciones indeseadas.

Según el diccionario, se denomina maltrato a cualquier acción u omisión que produzca daño y que vulnere el respeto a la dignidad de una persona. La palabra abuso significa uso injusto o excesivo. Cualquiera puede ser víctima de maltrato o abuso, pero cuantas menos posibilidades tenga una persona de defenderse y más vulnerable resulte, más condenable es la falta de quien la comete. Por eso resulta necesario visibilizar y difundir los modos en los que suelen llevarlos a cabo y así generar alertas que ayuden a protegerse o protegerlos.

El abuso o maltrato puede ser físico, verbal, psicológico, sexual, económico o patrimonial; puede ser activo o pasivo; puede ocurrir en cualquiera de todas las esferas socioculturales y puede darse en el contexto familiar, en instituciones o en ámbitos comunitarios.

En el contexto familiar u hogareño suele darse fundamentalmente sobre personas dependientes. La discapacidad física o cognitiva, la dependencia emocional o la escasa red social son caldos de cultivo de cualquier aprovechamiento. La vulnerabilidad de la víctima queda signada por su necesidad permanente del cuidador, que lo deja a su merced.

El maltrato físico es más fácil de ser reconocido porque suele dejar marcas: moretones, o falta de mechones de cabello. Muchas veces el agresor amenaza a la víctima con más maltrato si lo denuncia, razón por la cual, la persona afectada suele esgrimir excusas respecto a las circunstancias en las que "se golpeó". Me caí de la cama; me choqué con el aparador. Es importante aproximarse y prestar mucha atención en esos casos para detectarlo, fundamentalmente cuando las marcas aparecen con repetición.

A. se mudó a vivir con su hija, su yerno y sus nietos, tras enviudar. Tenía buenos ingresos por la pensión de su marido y le quedó su auto. Aunque no manejaba, expresó no querer que se lo usen porque aspiraba a venderlo; sin embargo su yerno y su nieto lo ocupaban igual. Escondió las llaves para poner su propiedad a resguardo y recibió una paliza cuando se negó a decir dónde la escondió.

El maltrato psicológico incluye actitudes tendientes a afectar emocionalmente al adulto mayor, generando fuertes sentimientos de tristeza, miedo, angustia o baja autoestima. Se manifiesta con insultos, amenazas de aislamiento o abandono, amenaza de institucionalización. Muchas veces ocurre cuando se trata de manipular su conducta, para obtener lo que el que abusa desea.

Si no te levantás de la cama me voy a ir y te dejo acá sola, le dijo a C, su cuidadora.

Humillaciones, infantilización y ridiculización son también modos de maltrato psicológico, reactivos en muchas ocasiones. Si la persona se hace pis encima, si se vuelca la comida y al cuidador le genera un trabajo adicional, la "descarga" del exceso recae sobre el adulto mayor en situación de dependencia que debe soportar insultos u otras formas de trato degradante.

Pero no sólo las palabras dañan. A veces los silencios o la falta de respuesta, también son maltrato. Así como las faltas de respeto a las creencias y decisiones, así como la interferencia en la libertad personal.

Es posible reconocer actitudes de total deshumanización en ámbitos en los que debieran ser curados o cuidados por lo que resulta doblemente un maltrato.

"Me bañan con la puerta abierta y ya le dije que cierre pero me dice CHST, usted se calla", le cuenta J.a su hija cuando lo visita en la institución geriátrica. También le pide que le traiga sus camisas de mangas cortas porque le ponen remeras, que nunca le gustaron y además tampoco son suyas.

Negligencia y abandono son formas de maltrato que se producen cuando la persona encargada del cuidado no asume la responsabilidad que le corresponde con la persona mayor con dependencia, desamparándola, descuidando su higiene, o cuidados médicos.

Así vemos personas malolientes, vestidas innecesariamente con indumentarias en mal estado, sin la higiene personal y de la casa, tal como debiera para garantizar sus condiciones de salud y bienestar.

La sobremedicación es otro tipo de abuso. Muchas veces está vinculada a la sobrecarga del cuidador y a la falta de conocimientos sobre cómo manejar las situaciones difíciles; lo que no modifica el hecho de que, mantener dopada a una persona para que no moleste, es arrasar con su subjetividad y su derecho a un cuidado digno. La somnolencia permanente es una luz roja para revisar la situación.

P. cuida de un señor con Alzheimer los domingos por la noche, que es casualmente la única noche que duerme mejor.

La presencia de cámaras en el domicilio le permite a su nuera verificar que saca de su mochila y le da gotas que no están prescriptas. Inmediatamente proceden a su despido.

El abuso económico es un problema que está al orden del día. Una modalidad que se reitera en el número de casos es el de las llamadas a teléfonos fijos de adultos mayores, engañándolos con hablar de parte de un hijo, o familiar, "que necesita un dinero urgente, por lo que está mandando a buscar toda la plata guardada en pocos minutos". Hemos tenido el relato de tres personas en el último mes con esta modalidad, tras lo que aconsejan eliminar la línea fija, cuyos datos del propietario obtienen fácilmente de la guía telefónica, convirtiéndolos en blanco fácil.

En el ámbito familiar, y de cara a la situación económica, muchas personas dependen de la jubilación o pensión del adulto mayor. Hijos, sobrinos o nietos suelen apropiarse de su dinero, obteniendo poderes, o haciéndoles firmar solicitudes de créditos, a través de engaños, intimidación o abuso de confianza.

"Yo le firmé el poder a mi sobrina para que me tramite el cobro de la reparación histórica", nos contaba O., que no tiene más familia que ella; "pero ella me dijo que le firme también para cobrar mi jubilación. Yo le dije que no, que yo podía y ella me dijo que me podían asaltar. Yo le volví a decir que no, y ella me dijo que si la quiero volver a ver, que le firme todo. "

El abuso económico puede ser detectado por la presencia de un patrón irregular de gastos en las personas del entorno del adulto mayor o la existencia de gastos excesivos en relación con la forma de vida. También retiros de dinero de sus cuentas, existencia de poderes en favor de terceros para cobro de pensión, desaparición inexplicable de pertenencias o compras telefónicas de bienes inadecuados para la persona realizadas con su tarjeta

Hemos escuchado testimonios de personas que se quedaron sin su casa porque familiares o profesionales que eran de su confianza les hicieron firmar cesiones de derechos de propiedades o vehículos, siendo estos un ejemplo de abuso patrimonial.

El objetivo de este día internacional de toma de conciencia, del maltrato y abuso hacia las personas mayores, es que las sociedades presten atención y contribuyan a erradicar, o por lo menos disminuir, este tipo de situaciones indeseadas.

Cuidadores, empleados bancarios, comerciantes, vecinos, familiares, profesionales de la salud, porteros de edificios, en fin toda persona que esté en contacto puede advertir este tipo de situaciones para evitarlo y/o denunciarlo; diciendo NO al maltrato o abuso hacia el adulto mayor.

(*) Psicóloga Especialista en Intervención y gestión gerontológica.