Corrientes 16 °C
Min. 11 °CMax. 19 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1249897
Fuente: webeservice ¿POR QUÉ NATURALIZAR LO QUE ESTÁ MAL?

A pesar de la prohibición, los "trapitos" siguen en la costanera

Hace tres años y medio fue promulgada una Ordenanza que prohíbe la actividad de "cuidacoches" en las avenidas General San Martín y Juan Pablo II, desde La Rioja hasta avenida Romero. Vecinos y turistas advierten que siguen las acciones intimidatorias.

ALGUNOS SOLICITAN SÓLO UN APORTE VOLUNTARIO POR CUIDAR EL VEHÍCULO.

Desde el 26 de noviembre de 2018 rige, en esta capital, la ordenanza Nº6667 que prohibe la actividad de cuidadores de vehículos (comúnmente llamados "trapitos") en la zona de la costanera.

En su articulado, la normativa fijó textualmente: "Prohibir la actividad de cuidadores de vehículos en las Avenidas Costanera General San Martín y Costanera Sur Juan Pablo II, sector comprendido desde calle La Rioja hasta la Avenida Jorge Romero". Además, extiende la prohibición a aquellas calles y avenidas no comprendidas en el Sistema de Estacionamiento Medido salvo acto administrativo en contrario.

A LOS QUE SON DE OTRAS PROVINCIAS LES EXIGEN HASTA $200 PARA ESTACIONAR.

Actualmente, a tres años y medio de sancionada esa norma, en esa extensa y muy concurrida zona de la ciudad siguen operando los cuidacoches a toda hora. Algunos de ellos bajo la modalidad de "aporte a voluntad" y otros de manera coercitiva, exigiendo importes fijos como si fuera una suerte de estacionamiento medido "paralelo". Al punto tal que a los conductores que no quieren pagar, les exigen -de forma airada- que se retiren del lugar.

La premisa de esta legislación era, precisamente, ponerle fin a situaciones de intimidación o extorsión contra vecinos o turistas, quienes a la hora de estacionar sus vehículos son aún hoy, la mayoría de las veces, obligados a abonar montos para poder aparcar sus rodados.

A fines de aquel señero año 2018, agentes de Guardia Urbana, Tránsito, Transporte y del Centro de Operaciones y Monitoreo se capacitaron para realizar controles en torno al cumplimiento de la Ordenanza.

Lo cierto es que hoy día, los "trapitos" se mantienen en la zona y no se observan acciones concretas para interrumpir su proceder. Lamentablemente, muchas de las familias que con cierta regularidad asisten a la costanera naturalizan (quizás por miedo) el cobro de algo que debe ser gratuito.

"Cada vez que puedo me hago una escapada a disfrutar de la bella costanera que tiene Corrientes, pero siempre me encuentro con gente que te pide dinero para dejarte estacionar tranquilo", narró, días atrás, a época, Raúl, un hombre oriundo del norte santafesino que, como tantos otros visitantes, gusta de las cualidades naturales de la ribera citadina.

"Algunos son amables y piden que les dé lo que yo considere o pueda; otros en cambio ni llegás a apagar el motor y ya te reclaman que les des dinero por adelantado y si te negás son prepotentes. Uno opta por pagar para evitar pasar un mal rato, sobretodo porque lo que buscamos es pasarla bien. No vengo a Corrientes a pelear con un trapito", reflexionó.

En esa tesitura, Diego, un joven que el fin de semana pasado vino en su camioneta a la ciudad a ver el show de La Renga, en las horas previas al recital quiso ir a Costanera Sur a tomar mates con su novia. Al tratar de estacionar a metros del río fue abordado por un cuidacoche que le exigió una "tarifa" de $200 para aparcar su rodado.

"Opté por irme, era un hombre con chaleco que me habló de muy mala forma y se puso delante de mi vehículo. Ese tipo de actitudes corre a la gente", añadió. "Es una lástima, porque cualquier persona de otra provincia que visita la ciudad quiere ver el río, caminar por el arenal o sacarse fotos con el puente de fondo, y no es justo que a uno lo estén patoteando así", culminó.

Piden que denuncien los hechos al 911

A raíz de los reclamos hechos por vecinos y turistas que se sintieron "intimidados" por el proceder coercitivo de los "trapitos" de la Costanera, época consultó a la Municipalidad de Corrientes acerca de qué tienen que hacer las personas a las que les exigen dinero para estacionar en ese lugar público.

"Nadie puede cobrar por el estacionamiento en ese sector. Es totalmente gratuito. Si alguien se siente intimidado o amedrentado debe llamar al 911 y dar parte a la Policía, como en cualquier hecho de inseguridad", precisaron desde la actual administración citadina.