Corrientes 17 °C
Min. 11 °CMax. 19 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1249354
Fuente: webeservice 

"Nos cruzamos y me saludó muy sonriente"

APELARÁN EXCARCELACIÓN DE PRISIÓN.

Sofía, hoy de 22 años, relató a diario época lo vivido "sin saber que estaba mal" cuando fue al gimnasio en el cual el instructor la tocaba y le decía como tenía que hacer para tener un cuerpo de modelo.

El procesado Aldo B. tiene 14 restricciones contra mujeres que lo denunciaron por abuso sexual simple, violencia verbal y daños psicológicos.

Sin embargo, Sofía recordó que hace pocos días se cruzó con el denunciado: "Fue en una esquina céntrica, se paró, me dijo: hola, ¿ cómo estas?, con una sonrisa sarcástica. No pudimos contar con filmaciones de ese momento en el que violó la restricción", dijo la joven.

"Tenía 14 cuando decidí ir al gimnasio, mido 1,50 y el peso que tenía era importante. La entrevista fue quedarme en ropa interior. Me tomó medidas y mientras lo hacía me tocaba y decía qué partes tenía que bajar más", recordó. "Cuando me tocó las tetas me dijo que las glándulas mamarias eran grandes, me apretaba", dijo la muchacha con vehemencia. "Después de conseguir alcanzar mi peso deseado, dejé de ir", agregó.

Las denuncias surgieron tras un posteo que hizo Sofía en las redes, años después. "Me lo crucé, nos sacamos una foto y escribí: quién recuerda lo estricto que era en sus clases, ante lo que me llovieron mensajes privados, cerca de 70, en los que me comentaban sobre las entrevistas a solas con el instructor. Así decidimos denunciarlo. Desde el Ministerio de Justicia recibimos total respaldo. Hoy somos 14 chicas las que denunciamos", contó.

A pesar de las denuncias, actualmente el instructor y coreógrafo Aldo B. sigue en libertad.

Vale recordar que, tal como se informó en este matutino, los letrados Nicole Jones Romero y Conrado Rudy Pérez, en calidad de parte querellante, interpusieron Recursos de Casación y de Apelación contra el sobreseimiento por prescripción, la parte que no hace efectiva la prisión preventiva y uno de los casos que fue encuadrado como abuso sexual simple, cuando debería ser agravado por ser ultrajante.