Corrientes 17 °C
Min. 11 °CMax. 19 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1249339
Fuente: webeservice PROVINCIAL DE LA ORDEN TEATINA EN ARGENTINA

Pedro Romero: "Son tiempos difíciles necesitamos dar más espacio a Dios"

El sacerdote correntino fue reelecto para administrar en el país la congregación religiosa fundada por San Cayetano. Hace unos meses estuvo con el papa Francisco a quien le solicitó una especial oración por Corrientes. "Me dio una especial bendición para nuestra provincia que sufría el flagelo de los incendios", dijo.

JUNTO AL PAPA FRANCISCO ESTRECHARON LAS MANOS Y EL CORAZÓN.

Un mate cálido de porongo con dos hojitas de burrito, a lo correntino, lo acompaña desde muy temprano en las oraciones, "me gusta tomar unos matecitos con Dios antes de arrancar", confesó el padre provincial de la Orden de los Clérigos Regulares Teatinos, Pedro Romero. Sencillo, de andar y de corazón, el sacerdote mercedeño recorre de alpargatas y boina de lana cruda el seminario de Villa Adelina en Buenos Aires como recorría las calles de Empedrado donde estuvo como párroco de la comunidad de Nuestro Señor Hallado, hasta el 2018.

En sus años de seminarista estudió en Bejar, España, y en Roma, Italia, por casi seis años, luego se radicó en Buenos Aires y jamás perdió su acento correntino y sus costumbres puebleras de chamamé, mbaipí y chipá, entre otras ricas costumbres.

¿Qué significa para usted ser reelecto Provincial?

Es una oportunidad para servir a Dios, a la Iglesia y a la Orden. Es un gran desafío en el que me siento acompañado por Dios. Ser Provincial es cuidar de los hermanos, acompañarlos, estar cerca, animar los trabajos y las obras.

De ser párroco de Empedrado a ser superior de los Teatinos, ¿cómo fue ese cambio?

Sólo Dios lo sabe, para mí fue y es todo un desafío que me ayuda a crecer en lo humano y en lo sacerdotal. Son tiempos difíciles para la Iglesia y demandan todo nuestro esfuerzo, nuestra entrega y vocación. Es cuando más nos debemos abrazar a nuestra fe en Dios y lograr la fortaleza necesaria para encomendarnos e él y seguir trabajando por nuestra sociedad.

Tiempos difíciles para todos ¿cómo afrontan esta situación los teatinos?

Son muchos los desafíos que se enfrentan actualmente: consecuencias de la pandemia, incertidumbres, desempleo, inseguridad. Si miramos solamente estos factores, es difícil creer que es posible tener alegría. Sí, tenemos muchos desafíos en nuestra vida, pero debemos creer siempre que Dios Padre, fuente de vida y misericordia, nos ama infinitamente. Necesitamos dejar más espacio a Dios. La fraternidad es la respuesta en tiempos difíciles, todos somos responsables del cuidar el bien común de la Iglesia, del mundo y no bajar los brazos en la lucha del sueño de construir juntos la justicia y la paz.


¿La crisis vocacional es también una dura realidad?

Para comprender cuáles son las causas de la creciente crisis vocacional es necesario entrar en los cambios que ha experimentado nuestra sociedad y que, de alguna manera, nos dan luces de los motivos de la falta de vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. Hay características de nuestro tiempo que nos permite ver la realidad: una sociedad globalizada que cambió en cultura. Una sociedad fragmentada e individualista en la que se impone el consumismo y una sociedad secularizada que como dice el Papa Francisco: "En muchos lugares escasean las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada". Frecuentemente esto se debe a la ausencia en las comunidades de un fervor apostólico contagioso, lo cual no entusiasma ni suscita atractivo.

¿Cómo ve la realidad de los jóvenes hoy?


En mi ministerio siempre estuve ocupado en el trabajo con los jóvenes. Desde los 18 años pertenezco a un movimiento juvenil que tiene más de 30 años en Corrientes y es el Movimiento Saulista. Desde ahí mi trabajo como cura con los jóvenes para que se acerquen a Jesús y proyecten su vida con él.

Hoy la realidad juvenil es todo un desafío nuevo por los tiempos en que vivimos. Porque joven es sinónimo de cambio, progreso, futuro, ser joven es ser motor de impulso para la sociedad y para la Iglesia.

El joven de hoy tiene una nueva visión y un nuevo compromiso con la acción global como es el caso de la pandemia, el cambio climático, los problemas sociales de injusticia y pobreza.

Son activos en las redes sociales. La tecnología los hace ser creativos y activos de lo virtual y lo real entrando a relacionarse con otros jóvenes. En un mundo conectado, los jóvenes lideran la información global.

¿Cómo se relacionan los jóvenes con la fe?


Para nosotros Jesús es la verdad. Pero la gran mayoría de los jóvenes ven la verdad como relativa y para otro imposible de saber.

Para muchos asistir a la iglesia no es importante.

Hay una pequeña minoría que participa de las actividades de las parroquias.

En fin, nos encontramos con un escenario de futuro con un desafío exigente y ojalá este camino sinodal pueda darnos una visión más clara de la realidad juvenil.

Necesitamos como Iglesia acercarnos a los jóvenes y a su realidad, necesitamos acercar a Jesús para que sea una opción, necesitamos cambiar viejas estructuras y renovar lo que genere más vida.

¿Algún sueño por cumplir?


Creo que siempre hay sueños por cumplir, lo importante es nunca dejar de soñar. En lo personal son muchos, ir tras ellos me mantiene vivo y feliz.

Boina de lana cruda, "de lado como lo usaba el paí Zini" 

Los días de frío intenso por Villa Adelina se hacen sentir, pero como buen mercedeño y fiel a su estilo, la vestimenta de campo es aliado para hacer frente a las bajas temperaturas. Un chaleco y una boina de lana cruda marrón, como es habitual en la región del "Paiubre" revelan no sólo su lugar de origen, sino también su humildad de persona.

"Hay que ser prevenido y estar preparado, nada mejor para el frío que la lana cruda mercedeña", dijo el clérigo y agregó: "Eso sí, la boina de lado como usaba el paí Julián Zini para cortar la ventolera".

Chamamecero como su par y amigo Zini, Romero tiene atesorado un rosario de anécdotas junto a él, pero hay una que siempre cuenta cada vez que lo relacionan con el "paí". "Cuando era todavía bebé, mis padres hacían reuniones de chamamé en casa, en esas guitarreadas solía estar Zini. Según mis padres, cuando era todavía chico siempre me sentaba en su regazo para que escuche chamamé y en una oportunidad le oriné en la sotana y según cuentan Zini dijo ‘este haiteva sale cura’", comentó entre risas.

¿Quiénes son los Teatinos?  

La Orden de Clérigos Regulares Teatinos es un Instituto clerical de Vida Consagrada Religiosa, que vio la luz el 14 de septiembre de 1524. Su fundador fue San Cayetano acompañados de Juan Pedro Carafa, Bonifacio de Colli y Pablo Consiglieri. Ellos desearon servir a Dios y apasionadamente a la Iglesia, renovarla, hermosearla. Pronto en 2024, se celebrará 500 años de su fundación. Su proyecto era vivir el Evangelio, confiados a la providencia y no ser sino clérigos viviendo en común y del común bajo los tres votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia. En definitiva, una compañía de sacerdotes para la reforma. Hoy caminamos con estos mismos sentimientos hacia la celebración del V centenario de nuestro nacimiento, 14 septiembre 2024.

Un camino de vocación y de amor

El padre Pedro Miguel Romero tiene 51 años, nació en Mercedes y en su adolescencia se radicó en Corrientes capital. Allí egresó en 1991 del colegio Manuel Vicente Figurero y cuatro años después ingresó a la Casa de Formación de la Orden Teatina como aspirante.

En 1997 se inscribió al noviciado de los Teatinos en Bejar Salamanca (España) donde hizo su primera profesión en 1998, luego se trasladó a Roma (Italia) donde realizó sus estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana. En 2001 recibió el sacramento del Orden Sacerdotal en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Boulogne San Isidro. A lo largo de estos veinte años, fue formador en el seminario, párroco, capellán de los Colegios de la Orden, maestro de novicios, consejero y en 2019 fue elegido prepósito provincial, cargo que fue renovado después de tres años para continuar al frente de la comunidad teatina hasta el 2025.