Corrientes 14 °C
Min. 4 °CMax. 15 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1238096
Fuente: webeservice LIGA NACIONAL DE BÁSQUETBOL

Regatas no lo supo sostener y terminó perdiendo con Instituto

El equipo del parque Mitre cayó anoche frente a los cordobeses 74 a 64 en una muy pobre actuación colectiva. Los de Picatto tuvieron un buen inicio, pero se fue diluyendo con el correr de los minutos, de lo que sacó provecho la visita para llevarse el triunfo.

De mayor a menor fue la producción de Regatas anoche frente a Instituto que lo superó por 74 a 64 y así el equipo cordobés se tomó revancha de la derrota que sufrió días atrás cuando recibió al elenco correntino por la Fase Regular de la Liga Nacional de Básquetbol.

Regatas comenzó bien y parecía encaminarse a una cómoda victoria. Dejó atrás el primer parcial de 23–14, con una eficacia de tiros de la zona tres y cerrándole todos los caminos a su rival que se veía obligado a buscar con tiros de media distancia.

El segundo cuarta no varió. Arengo y Piñeiro fueron los hombres sobre los que se movía el juego de Regatas. Y ello lo llevó a ganar la primera parte del partido 10 puntos arriba, 36 a 26.

Pero otra fue la historia que se fue dando desde el comienzo mismo de la segunda parte, Regatas no encontró el camino al aro y por contrapartida a Instituto le salían todas, fue así como en pocos minutos descontó los 10 puntos que habían de la primera parte, para terminar poniéndose arriba los cordobeses a poco menos de 3 minutos para el cierre de la tercera parte.

El final fue todo de Instituto, Regatas insinuó una reacción pero no pasó de eso. Los cordobeses, de la mano de un intratable Whelan se encargaron de que lentamente la balanza se fuese inclinando para los dirigidos por Lucas Victoriano.

Regatas se repitió en intentos desesperados buscando achicar la brecha con disparos de zona tres, que antes aparecían con precisión, pero en la precisa, cuando más lo necesitaba para no permitir que su rival se lleve la victoria, terminaban cortos, o pegando en el borde del aro.

Lo de Regatas fue de mayor a menor, comenzó a todo rítmo y hacía soñar a su parcialidad, pero en la segunda parte su juego se fue diluyendo y por contrapartida lo de Instituto fue en crecimiento. A la postre terminó ganando quien hizo algo mejor las cosas, por lo menos en los minutos finales, allí donde se terminan definiendo los partidos.

Autocrítica es lo que deberá haber ahora dentro del plantel regatense.