Corrientes 30 °C
Min. 27 °CMax. 42 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1237670
COSECHA EN RIESGO

Estiman que las pérdidas económicas por la sequía podrían ser del 1% del PBI

Serían unos u$s 4.800 millones menos de los proyectados al inicio de la campaña. Los productores agropecuarios sufrirán un recorte de casi u$s 3.000.

Estiman que las pérdidas económicas por la sequía podrían ser del 1% del PBI

Luego de que se conociera que el recorte previsto para las producciones de maíz y soja estaría en el orden de las 13 millones de toneladas, con la sequía como el principal de los motivos, la Bolsa de Comercio de Rosario le puso números al perjuicio económico del fenómeno. "En total, el impacto sobre la economía argentina se estima en US$ 4.800 millones, o un 1% de su PBI potencial", precisaron.

El estrés hídrico de verano hizo caer la proyección de cosecha de soja y maíz. Incluso con la recuperación de los precios, la pérdida de ingresos netos del sector productor ya asciende a u$s 2.930 millones, lo que redundaría en menos fletes, menos servicios financieros y de intermediación.

Y en consecuencia, en menos consumo en las economías regionales que viven al ritmo de lo que sucede en el campo.

"En el frente externo las exportaciones de los principales productos de los complejos soja y maíz caerán en 13 millones de toneladas. Si valorizamos las exportaciones netas del sector a los precios actuales, se estima que dejarán de ingresar al país US$ 2.665 millones, una caída del 10% respecto al total estimado al cierre del año pasado", señalaron en torno a las exportaciones de granos.

Lo que puede perder el sector productivo

Si bien el estrés hídrico en Sudamérica ha dado sostén a los precios internacionales de los commodities agrícolas, esta suba no resulta suficiente para compensar la menor producción y los costos del sector productor.

"Si bien el precio en MATBA-ROFEX de la soja a cosecha (mayo 2022) aumentó un 14% entre septiembre del año pasado y enero de 2022 y el maíz subió un 23% para la variedad temprana y un 12% la tardía, el rinde de la soja ya perdió en promedio un 19% respecto al potencial con el que se hacían cuentas al momento de plantear las siembras 2021/22", precisaron.

En el caso del maíz, la pérdida de potencial de rinde para los que se cosecharán el próximo abril alcanza el 29%, en tanto que para el que se cosechará a partir de julio de este año se descuenta a la fecha el 18% de sus quintales, en zona núcleo.

"Con estos números, el ingreso bruto total esperado por hectárea sembrada ha perdido un 7% en el caso de la soja y un 10% en el caso del maíz, ponderando por la cantidad de hectáreas sembradas de cada variedad", compararon.

Del lado de los costos totales, en tanto, se observa un aumento promedio de US$ 78 por cada hectárea sembrada con soja, y de US$ 98 por cada hectárea sembrada con maíz.

"Con estos números, el productor propietario de la tierra ha perdido en términos netos u$s 139 por cada hectárea que sembró con soja de primera, y u$s 93 por cada hectárea que sembró con soja de segunda. En el caso del maíz la pérdida asciende a u$s 221 por hectárea que implantó con maíz temprano, y u$s 390 dólares por hectárea sembrada con maíz tardío", concluyeron.

Notas Relacionadas