Corrientes 28 °C
Min. 22 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1236950
TENIS INTERNACIONAL

Australia rechazó la entrada de Djokovic al país

El tenista serbio fue retenido en el aeropuerto de Melbourne, por haber llegado sin estar vacunado y con una exención médica que no convenció. Tras nueve horas de espera en la terminal aérea, le anunciaron que no podía ingresar al país y debía volver.

Novak Djokovic no podrá participar finalmente en el Abierto de Australia tras la negativa de las autoridades australianas a aceptar la entrada en el país del tenista serbio, que estuvo retenido durante cerca de nueve horas en una sala del aeropuerto antes de explicarle que debía volver a casa lo antes posible.

La exención médica recibida por el número uno del tenis mundial para disputar el primer torneo de grand slam del año no alcanzó ante el enojo entre el resto de tenistas y principalmente en la población australiana, que lleva meses con restricciones y medidas muy extremas para contener el avance del coronavirus, decidieron actuar y ser rigurosos con el acceso del vigente campeón en Melbourne, al que le exigieron claridad sobre las pruebas que entregó a la organización del torneo para recibir la exención.

Al comprobar que Djokovic no era capaz de proporcionar los datos requeridos se decidió su expulsión inmediata al no cumplir los requisitos de entrada.

"Nole" aterrizó en Melbourne en un vuelo procedente de Dubai cerca de la medianoche australiana, y las siguientes horas las pasó retenido en una sala del aeropuerto con el argumento de que no había rellenado el formulario correcto para el tipo de visado solicitado.

El servicio federal de aduanas contactó entonces con las autoridades, que condicionaron el visto bueno a la entrada del serbio a que diera explicaciones convincentes sobre la exención médica recibida.

"Si no lo hace, estará en el próximo avión de vuelta a casa", llegó a decir Scott Morrison, primer ministro australiano, una profecía que se cumplió a las pocas horas.

La retención de Djokovic comenzó a causar alarma en Serbia según avanzaban las horas y trascendían detalles de las condiciones en las que se encontraba su jugador. Según las informaciones, el número uno mundial permanecía aislado, alejado del séquito con el que había viajado a Australia, privado también de su teléfono móvil y custodiado de forma permanente por dos policías.

En medio de la espera, Srdjan Djokovic -padre del tenista- alzó la voz en los medios periodísticos de Serbia y reclamó medidas para acabar con la situación: "Mi hijo lleva varias horas cautivo. Es una lucha por la libertad en el mundo, no es solo una lucha de Novak. Si no sale pronto saldremos a las calles, es una lucha de todos".

Su declaración provocó la reacción del gobierno serbio, que solicitó la puesta en libertad inmediata de su héroe nacional.

Pasadas las nueve horas de cautiverio llegaba la resolución. El visado de Djokovic fue rechazado y el tenista debe abandonar Australia en las siguientes horas.