Corrientes 12 °C
Min. 11 °CMax. 16 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1235392
Carlos Zeniquel

Redacción de época

Fuente: webeservice LIGA NACIONAL DE BÁSQUETBOL

Regatas lo revirtió con su defensa

El equipo del parque Mitre, que llegó a perder por quince, lo dio vuelta a partir de una marca más intensa que desairó al escolta Gimnasia. La victoria 75-68 incluso le dio ventaja ante un eventual desempate futuro en la tabla. Arengo, figura.

Regatas Corrientes se encaminaba a un nuevo cachetazo en casa, pero las alarmas se activaron a tiempo y con un espíritu más aguerrido en defensa, pudo revertir la tendencia y se quedó con un gran triunfo anoche ante Gimnasia, de Comodoro Rivadavia, que venía como sólido escolta en la Liga Nacional de Básquetbol. El 75-68 final, incluso, le brindó al equipo del parque Mitre una hipotética ventaja si fuera necesario un desempate, ya que cuando se enfrentaron en la Patagonia perdió sólo por tres (85-88).

El correntino Juan Pablo Arengo volvió a ser determinante en el éxito regatense, erigiéndose en goleador del match, esta vez con 8 de sus 19 puntos en los minutos finales.

El golpe por golpe inicial favoreció a Regatas, que ganaba 15-9 en cuatro minutos con el predominio ofensivo del tridente compuesto por Arengo, Piñero y McGhee (5 cada uno). Sin embargo, el tiempo muerto de Villagrán reacomodó fichas en la defensa de Gimnasia, que en ataque se apoyó en aciertos a distancia de Romero y Vega para complementar lo ya hecho por Mencia. Así, de repente, la visita clavó un parcial de 16-1 para pasar a dominar el score (16-25). Un corte de luz interrumpió el avasallamiento de los patagónicos, que ganaron 29-23 ese "chico".

Gimnasia mantuvo su libreto en el segundo período y con el buen ingreso de Barreiro sacó máxima de quince (38-23). Regatas siguió endeble en defensa y con bajos porcentajes en ofensiva (34% en tiros de cancha). Pese a todo, cuando le puso mayor esmero a la marca, logró recortar la brecha. Un pasaje inspirado de Quinteros lo acercó a cuatro (39-43). No obstante, Orresta hizo gala de su "dribbling" ante McGhee y la metió en bandeja para redondear una primera mitad en la que lució en todo: 11 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias para llegar a +22 de valoración.

En la reanudación, aún con ciertas desprolijidades, Regatas consiguió que Gimnasia ya no ejecutara tan cómodo y cargó su juego de imprecisiones. El score se ajustó mucho más y las pulsaciones se elevaron. El tándem Piñero-Arengo fue lo más claro en los dirigidos por Piccato, que cerraron el tercero abajo por la mínima: 55-56.

Entendió Regatas que ser aguerrido en defensa también aporta réditos y complicó con su intensidad a Gimnasia, que siguió errando mucho. El público se entusiasmó con un "bombazo" de Arengo que puso al local 67-62 promediando el último segmento. Pero la estampida del correntino siguió con un gran doble y posterior triple. Acusó el golpe Gimnasia, máxime cuando fue Piñero el que clavó otro tiro a distancia y la ventaja fue de 75-62. Entonces, Villagrán se vio obligado a agotar sus tiempos muertos restando 3:05. Sin embargo, la tendencia ya marcaba un rumbo inexorable de victoria de Regatas, que supo reaccionar a tiempo con la defensa. Ahora, aguardará algo más relajado el último partido del año, este lunes ante Hispano Americano, otra vez en casa.