Corrientes 25 °C
Min. 24 °CMax. 34 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1234206
Tona Galvaliz

Colaboración

ERES EL TIMÓN Y BARCO DE TU PROPIA NAVE

La vida es un infinito abrir y cerrar de ciclos

¡La vida no se detiene porque la vida es vida y nos llama a vivir! Pero a vivir con sentido, libertad, plenitud, satisfacción. Ella una vez más nos convoca a tomar acción para sumergirnos con mayor profundidad en procesos de transformación que favorezcan nuestro crecimiento, evolución, realización y felicidad.

Hay palabras y hay preguntas mágicas que colaboran con este proceso alquímico. Por ejemplo: te amo, gracias, perdón, lo siento, ayúdame, ¿para qué?, ¿por qué?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿con quién?, ¿dónde?

Por una cuestión de supervivencia, generalmente miramos hacia afuera, intentando comprender los contextos, circunstancias y escenarios que nos rodean, dónde es que estamos parados y de este modo desenvolvernos con acierto.

En esta nota invito a recalcular, autogestionarnos llevando la atención principalmente hacia nosotros mismos, somos el marinero y timón del barco que navega en aguas inciertas, somos los hacedores, creadores, y muchas veces protagonistas de esas circunstancias y realidades circundantes, que construyen nuestra historia y vida.

De acuerdo al tipo y manera de mirarnos, o sea como leemos, interpretamos, significamos. Por ejemplo ¿cuál es la opinión que nos damos acerca de nosotros?, ¿con que tipo de lente estamos definiéndonos? Estas acciones son muy importantes y condicionantes, porque en consecuencia a esa lectura será el tipo de vida que llevaremos.

 

No te quedes caído y menos paralizado por el miedo, respira hondo, céntrate en tus sueños, en tus talentos y virtudes, en tus razones y propósitos.

 

Vayamos con más detalles, por ejemplo: ¿Qué te decís de quién eres?, ¿Cómo te estás tratando?, ¿Con amor, con grandeza, con generosidad, respeto y consideración?, ¿con misericordia si es que te diste cuenta de que te has descuidado y dejado para lo último en la lista de tus prioridades?, ¿das por finalizadas o perdidas tus oportunidades o crees que es posible algo mejor?

Como te darás cuenta, faltan casi nada de días para despedir un año intenso, cargado de vivencias increíblemente emocionantes ya sean alegres o tristes, positivas o negativas, como es la vida misma, con sus estaciones, habiendo otoños, inviernos, veranos y primaveras.

Para dar la bienvenida a lo nuevo e incierto, a un año venidero que augure esperanza, misterio y novedad al mismo tiempo, es imprescindible hacer un "cierre", un "balance", conscientemente y voluntariamente integrar todo, (creativa e innovadoramente) elaborar las paces con lo vivido y así cerrar el ciclo en y con paz.

Componiendo favorablemente los hechos con la claridad y objetividad, evitando distorsiones, teniendo presente que "no hay nada malo que no traiga algo bueno". Y así, libremente, sin cargas, pesos, deudas, déficits innecesarios, ir habilitándonos para elegir, decidir, generar lo que anhelamos, considerarnos merecedores para construir una mejor manera y mundo en el cual vivir.

La vida es lo que hacemos de ella, al decir hacemos, somos nosotros los hacedores, no son los de afuera, somos vos, soy yo.

 

Quédate con los aprendizajes, con lo bueno de lo que te tocó vivir, haz que valga la pena, porque todo en la vida tiene propósito y sentido, nada es inocente.

 

Cerrar para abrir, sumérgete en tu mundo interior y revisa tu pasado, tu presente y diseña tu futuro, pregúntate ¿cómo te gustaría verte, con quienes, haciendo que, para qué, cuáles serían los primeros pasos a dar?, ¿qué es necesario dejar ir, soltar, despedirte?, ¿qué es necesario incorporar, crear, incluir?, ¿qué modificar?, ¿qué agradecer?

No te quedes caído y menos paralizado por el miedo, respira hondo, céntrate en tus sueños, en tus talentos y virtudes, en tus razones y propósitos, sacúdete, levántate con valor y coraje y con más fuerza, continua tu viaje, la vida cuenta con vos, espera de vos, te está capacitando.

 

Suelta lo innecesario, quédate con lo esencial, con lo valioso, disfruta del viaje, respira hondo, sonríe, deja que el viento y la lluvia acaricien tu rostro.

 

Limpia tus lentes y descubre las lecciones que robaron lágrimas, desvelos, sufrimientos, estás viviendo y creciendo, de esto se trata.

Quédate con los aprendizajes, con lo bueno que te dejó eso que te tocó vivir, más allá de la pena, haz que valga la pena, porque todo en la vida tiene propósito y sentido, nada es inocente, nada es inútil, aunque no lo puedas ver o descubrir, todo llega en el momento justo, ni un día antes, ni un día después. Ya lo veras ¡Confía!

Eres el timón y barco de tu propia nave, si es necesario recalcula, suelta lo innecesario, lo no prescindible, quédate con lo esencial, con lo valioso, disfruta del viaje, respira hondo, sonríe, deja que el viento y la lluvia acaricien tu rostro y te despeinen, deja que la vida te alcance, de ser necesario modifica la ruta, no te aferres a seguridades conocidas, elije tu destino descubriendo mundos inesperadamente magníficos, navegando aguas profundas e insondables.

Porque la vida tiene sus estaciones; cada una ofrece sus riquezas, es necesario cerrar para abrir, terminar, para comenzar. Te mando un beso inmenso. TG.

(*) IG TonaGalvaliz. FB/LinkedIn  María Antonia Galvaliz