Corrientes 22 °C
Min. 21 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1233078
Fuente: webeservice SER FIEL A LA PROPIA EXISTENCIA INDIVIDUAL

Liberate de lo que no sos

Es más sencillo seguir la corriente que soltar alas y sortear algunos obstáculos.

Liberate de lo que no sos
TE INVITO A QUE HAGAS UNA INTROSPECCIÓN Y TE ESCUCHES.

Por qué no somos libres, libres del mundo y de nuestros propios preconceptos impuestos desde el afuera. Por qué nos apagamos ante una otredad que está configurada con mentes quietas que no buscan entender o liberarse, dominadas por una moral ajena e hipócrita, aún sumida en la oscuridad del sometimiento a un pensamiento que juzga, un pensamiento que quedó sujeto a lo mundano y no busca su esencia, su libertad, porque es más sencillo seguir la corriente que soltar alas y sortear algunos obstáculos, que al fin y al cabo sólo ayudan a crecer, a vivir.

Qué importante encontrar aquello que motive lo que realmente somos, aquello que se esconde saliendo en ocasiones a bocanadas inconscientes, como buscando un destino, pero lo volvemos a guardar en la incómoda necesidad de encajar en ese mandato injusto de ser como se debe, porque tememos ser incomprendidos si hacemos lo que el corazón dicta, y nos arrepentimos si el impulso nos gana para quedar al descubierto ante un mundo insolente que condena un acto de verdad absoluta.

Deseo realizar esta reflexión porque a lo largo de mi carrera he tenido en la clínica casos de corazones rotos, no por amores, sino por ilusiones de vida truncadas, por la necesidad de ser aceptados y libres, o por querer tener brillo propio y no atreverse.

Mentes dañadas, llenas de preconceptos, mandatos e imposiciones que nada tienen que ver con los propios sueños, ideales o valores.

Personas que ante la escucha dejan el disfraz y se relajan en una catarata de palabras tan bellas de pronunciar que les alivia el corazón. Personas tan reales, que tienen tanto para dar, pero que no pueden porque están atascadas en el ideal de esa otredad obstinada y decadente. Y aquí me quiero detener para hablar un poco de lo que nos atañe, el psicoanálisis.

Lacan enunciaba que todos devenimos del deseo de un otro, un otro que nos configura, que nos instala en el inconsciente aquello que está en él y en el contexto en el que se desarrolla. Todo eso que nos propicia ese otro, queda guardado en el chip oscuro de la mente y nos marca de alguna manera un destino del que pocos sabemos que podemos escapar.

A veces nos hallamos tan inmersos en ello que ni siquiera entendemos lo que pensamos o por qué somos parte de algo. A modo de ejemplo, les propongo una situación, una persona nace dentro del seno de una familia que practica una religión determinada y sabe que forma parte de ello, pero en su interior no siente que sea real su participación, quizás porque no concuerda con dichas creencias, o porque se identifica con otras, pero lo cierto es que sigue allí, fluyendo y dependiendo de la masa uniforme que lo contiene, dejando de lado lo que lo interpela a menudo, como una pequeña piedra en el zapato, que molesta pero que se la deja ahí porque se está ocupado atendiendo asuntos del supuesto bien común.

Te aseguro que esa persona no es feliz, porque los deseos y creencias de otros opacan los suyos, y deja de lado lo que profundamente lo mueve y lo haría sentir vivo. Y así sucede en muchos aspectos de la vida, como el trabajo, la identidad, las preferencias sexuales, los valores, los gustos, las elecciones, todo siempre termina estando sujeto a un otro, pocos son los valientes que salen a la luz y marchan por el camino que los hace felices.

Por ello, te invito a que realices una introspección, a que te escuches, a que te permitas sentir aquello que te hace bien, a que puedas decir "no" cuando algo no concuerda con tus deseos, valores o creencias, a que puedas pensar y hablar libremente, a que te liberes del mundo y te sientas parte de vos mismo. Te invito que imagines aquello que querés hacer y lo hagas, que te aceptes, que no busques ser "normal" para encajar, que emprendas ese vuelo que te llama desde muy adentro.

Te propongo que si estás leyendo este escrito, sepas que no debe aterrarte ser, que no debe angustiarte pensar que si no gusta o no se comprende está mal, porque para vos eso que fluye de tu interior es tu esencia, es lo tuyo, y porque además, al fin y al cabo, quien lidie con eso vas a ser vos, y nada hay más placentero que estar en paz con aquello que se es, siendo fiel a la propia existencia individual.

Notas Relacionadas