Corrientes 23 °C
Min. 22 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1229571
Fuente: webeservice HABÍA RECIBIDO EL ALTA MÉDICO EN EL 2017

Familia Landi: "Francesco falleció por las secuelas de la enfermedad"

Ariel Landi, papá del adolescente que murió súbitamente, habló con época y dejó en claro que tenía permitida las actividades de físicas de baja intensidad. Ayer a la tarde difundió una emotiva carta en la que expresó detalles de su lucha.

Familia Landi: "Francesco falleció por las secuelas de la enfermedad"

El padre de Francesco Landi, el joven de 14 años que falleció el lunes durante una clase de educación física, difundió ayer una emotiva carta de despedida hacia su hijo. En la misiva relató el procesó que atravesó con la enfermedad de Kawasaki y, en una entrevista con época, aclaró que se había recuperado en 2017, pero los daños colaterales ocasionaron su partida. 

Aludido por una nota que salió publicada ayer en este medio (Kawasaki: "Si afecta al corazón la actividad física es peligrosa"), Ariel Landi redactó una carta con el objetivo de evitar malas interpretaciones, sobre todo que se dé por conclusión que el adolescente no seguía un tratamiento y que no estaba resguardado su sistema cardiaco. 

"Franceso fue dado de alta en 2017 por lo tanto ya no tenía la enfermedad de Kawasaki. El perdió la vida por los daños que en el proceso de tratamiento y recuperación le dejó en su corazón", declaró. La patología fue la desencadenante de aneurismas coronarias, unas dilataciones en las arterias. . "Esta condición puede ocasionar taponamientos que luego terminan en mayores complicaciones", especificó. 

Ariel aclaró que las actividades físicas les fueron permitidas por los mismos especialistas del Hospital Garraham que llevaron su caso. "Lo autorizaron a hacer una actividad  física recreativa mas no competitiva.Es decir que no podía correr o participar de torneos que le generen strees en su cuerpo o golpes con otros competidores", comentó.

El adolescente falleció de manera súbita en el complejo deportivo del Colegio Yapeýu cuando, de acuerdo con el testimonio de Ariel, estaba jugando al básquet, una de sus grandes pasiones. "Solo estaba picando la pelota y practicando tiros al aro", dejó en claro. 

La vida que realizaba "era prácticamente normal", solo tenía vedadas las competencias deportivas en las que podía poner en riesgo su físico. 

Carta de un padre a su hijo

A continuación se transcribe, un fragmento de la carta en la cual la familia explica con sus propias palabras la historia clínica del menor.

"Fran contrajo el Síndrome de Kawasaki a los 5 años. En principio fue internado en una Clínica privada de la Ciudad por 15 días, para luego ser derivado al Hospital Garrahan de Buenos Aires, donde permaneció internado por 45 días. En ese lapso fue atendido por médicos que dejaron el cuerpo y el alma en tratar de frenar la destrucción que hacía en su cuerpo esa maldita enfermedad que le tocó. Día tras día aguantaba estoico decenas de pinchazos, además de recorrer cada rincón del Hospital para hacerse estudios.

De allí salió victorioso con la frente en alto como un gladiador… y como todo gladiador, también salió con huellas de esa batalla. Su corazón quedó con aneurismas gigantes de coronarias luego de haber tenido también, aneurismas en los brazos y edema de aorta, que gracias a Dios revirtieron. 
Esas afecciones fueron tratadas con una batería de medicamentos que incluían anticoagulantes, betabloqueantes, estatina, aspirina y antiplaquetarios que Fran tomó valientemente todos los días durante nueve años, además de realizarse análisis sanguíneos mensualmente.

Luego de salir del Garrahan, continuó asistiendo a controles en esa Institución; primero trimestralmente, semestralmente y hasta la actualidad, anualmente. En Corrientes se realizaba estudios complementarios a los controles del Garrahan, que incluían electrocardiogramas ecocardiografías, ecocardiografías con Stress y Holter de 24 horas. Todas siempre con resultados normales.

Hace tres años, fue autorizado por el servicio de Cardiología del Garrahan a concurrir a clases de Educación Física en el Colegio Yapeyú donde cursaba el nivel secundario; la autorización le permitía realizar actividad física de manera exclusivamente RECREATIVA, ya que sus estudios de esfuerzo (ecoestress) así lo avalaban. Además, se tuvo en cuenta que la inactividad era también un factor perjudicial para su salud".

El origen

En el último tramo de la conversación, Ariel contó que el origen de la enfermedad de Kawasakies desconocido aunque estudios hablan de un componente genético y viral.  

Agradecimientos para todos los que acompañaron su lucha

En el escrito, la familia mostró su gratitud al personal de la salud, educativo y a los familiares que lo acompañaron en este duro transcurrir. "Es por eso que estamos inmensamente agradecidos por toda la atención que tuvo nuestro hijo; desde sus médicos (Mili Ferreyro, Alberto Blanco, Toni Cabral, Maria Marta Katsicas, Exequiel Borgia, Servicio de Cardiología, Hemostasia y Reumatología del Garrahan), Laboratorio de Análisis Clínicos Marcomini y la Obra Social ISSUNNE", expresaron

epc211021-021f01.jpg

Al mismo tiempo emitieron "un especial agradecimiento por el acompañamiento también de los abuelos, hermanos, tíos, padrinos y primos de la familia. Y por supuesto, a su gran familia: el Colegio Yapeyú". Aseguraron que desde el primer empleado hasta los directivos lo trataron y cuidaron como un hijo más.

"Gracias inmensas a todos los alumnos que compartieron con Fran su vida escolar y que fueron fuente de alegría inagotable para su alma, en especial a sus compañeros de 3° 3°", también recordaron.

Al finalizar la carta escribieron: "Gracias Fran por todo lo que nos regalaste. Y como dijo tu hermanita Paulina, sobre tu cuerpo inerte "con ese pitazo del profe empezó tu nuevo partido, en tu nueva vida, ese que siempre quisiste jugar, sin restricciones, sin que nadie te diga qué hacer. (...) Vuela alto hijo nuestro, disfrutá la libertad (...) Te amamos mamá, `Puna´ y papá".

Notas Relacionadas