Corrientes 21 °C
Min. 19 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1229155
Sonsoles Romero Noya

Especial para época

Fuente: webeservice ARTE "VISUAL"

¿Vieron esto?

Este domingo abordaremos el arte "visual" con más repercusión en la actualidad, que está generando reacciones antagónicas en el público debido a lo controversial de su propuesta. Ya existe en Nueva York un museo exclusivo que lo alberga (MONA), y hasta James Franco, protagonista del film "127 horas", ha expuesto y vendido obra sumándose al movimiento. Las ventas a nivel mundial suman miles y miles de dólares. ¿El objeto en cuestión? Obras de arte no visibles.

epc171021-022f03.jpg
BUDDHA IN CONTEMPLAZIONE.

Si se preguntan cómo hemos llegado hasta acá, no podemos dejar de mencionar a Marcel Duchamp, cuando en 1917 cuestionando los límites del arte, presentó a un museo un mingitorio firmado y evidenció que, todo lo que un artista coloque en un contexto institucional de arte, pasa automáticamente a ser una obra de arte, aunque sea un mingitorio comprado. Esto le da bienvenida al arte conceptual: ya no se trata del objeto, sino de la idea detrás de la obra.

En el plano de la música, en 1952, el compositor vanguardista John Cage presenta 4’33", obra tan conceptual que su título es la duración de los tres movimientos que integran dicha obra, en cuya partitura sólo se lee la palabra "Tacer", término en notación musical para que el instrumentista deje de tocar. "El sonido del silencio", dirían Simon & Garfunkel.

En las artes visuales, quizás la primera muestra de arte no visible per se, fue en 1958, cuando el artista francés Yves Klein (creador además de un color, el azul klein) realizó una exhibición en París llamada "Le Vide" (el vacío), donde las paredes estaban pintadas de blanco y los protagonistas eran las corrientes de aire.

Arte no visible hoy
Ahora, ¿qué está pasando en la actualidad? Junto al boom de las criptomonedas y las ventas de NFTS, el plano de la virtualidad comenzó a generar grandes sumas de dinero. En este contexto se esta produciendo el resurgimiento del arte no visible a nivel mundial. Sin ir más lejos, este año el artista italiano Salvatore Garau vendió "Io Sono" a 15.000 euros en una subasta en Milan. "Io Sono" (Yo Soy) es una escultura no visible que requiere a su comprador un espacio de 150 x 150 cm de lado para ser ubicada. El mismo Garau ya había realizado "Buda contemplando", otra escultura (no visible, claro), en plena Piazza della Scala también de Milán, que "durará por siempre" según palabras del artista.

La existencia del primer Museo de Arte No Visible en Nueva York (MONA) institucionaliza el movimiento. Su directora, la artista Delia Carey, explica que "con las obras de arte no visibles no sólo estimulamos la imaginación del público, también sus sentidos, ya que cuando imaginas texturas, colores, sabores o música puedes llegar a vivirlo como si fuera real". Si visitan la página web del museo, se encontrarán con las descripciones de las obras no visibles, además del manifiesto y reglas de cómo crearlas.

El actor James Franco, comenzó también a realizar obras no visibles enviando tarjetas de descripción para el disfrute de quienes la reciben. Hasta el momento ha recaudado con su arte más de 10.000 dólares.

epc171021-022f04.jpg

Posturas
El acercamiento hacia las obras no visibles, podríamos decir que depende pura y exclusivamente de la predisposición del espectador. En un extremo están quienes se sienten indignados, señalándolo como una estafa por parte del artista, y en el otro, quienes están dispuestos a pagar 10.000 dólares para posicionarse frente a una de estas obras, y como si se tratara de una pantalla blanca, proyectar su propia imaginación (o la del artista, cuando es este quien describe la obra mediante tarjetas).

¿Una manera fácil de hacer dinero? ¿un entretenimiento para adultos demasiado caro? ¿el arte mostrándonos como espejo que la virtualidad se nos está yendo de las manos? Son infinitas las posturas que se pueden tomar ante este fenómeno que aunque invisible, está pasando y es real.

Notas Relacionadas