Corrientes 38 °C
Min. 30 °CMax. 39 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1229028
Fuente: webeservice PUJA ENTRE COMERCIO INTERIOR Y LA INDUSTRIA ALIMENTICIA

Cáceres: "El congelamiento de precios es de difícil aplicación"

El supermercadista de mayor despliegue en la región analizó junto a época la intención del Gobierno Nacional de "frizar" los valores de 1.200 productos de primera necesidad hasta el 7 de enero. Advirtió que las ventas en el NEA están amesetadas.

Cáceres: "El congelamiento de precios es de difícil aplicación"
LLENAR EL CHANGUITO HOY DÍA PARECE UNA UTOPÍA. SE COMPRA LO JUSTO Y NECESARIO.

El Gobierno nacional advirtió ayer a los empresarios de la industria alimenticia que si para el lunes no aceptan el acuerdo del congelamiento de precios de productos de primera necesidad, aplicará "leyes de precios máximos no consensuadas".

El nuevo secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, instó esta semana a los formadores de precios a retrotraer los importes a los valores del 1 de octubre pasado, en un listado de 1.200 productos de primera necesidad. El congelamiento se extendería hasta el 7 de enero próximo.

A fin de conocer cómo afectaría la medida a los supermercados locales, época dialogó con el empresario formoseño Ricardo Cáceres, quien cuenta con cadenas del rubro en Corrientes, Chaco, Misiones y su provincia de origen.

"La experiencia de temporadas anteriores da cuenta que este tipo de medidas son de difícil aplicación y control. Sabemos también que en algunos puntos del país dieron resultado. No obstante, nosotros esperaremos qué se decide a nivel federal. Lo óptimo sería que el dinero le rinda a la gente y se dinamice el consumo, porque hoy las ventas están amesetadas", semblanteó el supermercadista.

Bajo esa tesitura, profundizó que "cuando se fija el congelamiento de un producto, lo que hacen las industrias es hacer otro producto similar, a distinto precio. No es fácil establecer una medida obligatoria, por eso lo mejor es lograr un consenso con el empresariado".

En esa línea discursiva, Cáceres reflejó que "también está todo el problema de la distribución. Por ejemplo: es un sinsentido que el arroz que se produce en Corrientes tenga el mismo precio aquí que en Buenos Aires o una provincia del Sur. No es el mismo costo repartirlo en el NEA que llevarlo hasta la Patagonia".

Al ser consultado acerca de sí esta coyuntura podría generar desabastecimiento, el formoseño describió: "Ojalá no se llegue a eso. Todos queremos vender, a nadie le sirve estar parado o desabastecido".

Por último, el empresario reflexionó: "Esperemos que la decisión que se tome beneficie a las familias, que son las que hacen las compras en los supermercados".

Feletti explicó que la decisión de retrotraer los precios al 1 de octubre responde a que se ha registrado una "variación muy grande" en los valores de algunos productos entre el 1 y el 13 de octubre, y que la proyección de inflación de este mes "vuelve a dar la situación de septiembre" (cuando marcó un 3,5% según datos difundidos por el INDEC).

"Un detergente lavavajillas, de $124 subió a $226, con un 82% de aumento. Unas servilletas de 140 unidades, de $135 pasaron a $171, casi 27%, hubo otros aumentos por arriba del 10%", mencionó como ejemplo.

"Yo lo que quiero impedir es que alguien en los próximos meses, sobre todo en los períodos cercanos a las fiestas, tenga que dejar un producto en la góndola o en la caja porque no puede pagarlo, en un momento en que Argentina necesita alegría", afirmó.

Feletti aseguró que con esta medida se busca "sellar un acuerdo para darle consistencia a la política de ingresos del Gobierno Nacional y aumentar el poder de compra de los argentinos".

"Es una receta que nunca funcionó"

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, rechazó ayer el congelamiento de precios que impulsa el Gobierno, por entender que se trata de una "receta que nunca funcionó".

"Es intentar repetir recetas que nunca funcionaron, que no van a funcionar. Son aspirinas que calman el dolor un ratito, pero después la enfermedad sigue", se quejó el empresario.

Grinman aclaró: "No es un problema de esta gestión, es un problema de todos los gobernantes, de no hacer los cambios estructurales que requiere el país y que sabemos que son dolorosos, muy dolorosos".

"Voy a poner un ejemplo práctico: usted en su casa tiene ingresos por $20.000 y gasta $25.000. En algún momento va a tener que decirle a su señora y a sus hijos: tenemos que comer polenta, la ropa hay que zurcirla porque no se puede comprar. Y eso es lo mismo que le pasa a la Argentina", agregó, en declaraciones a medios radiales nacionales.

Según el dirigente empresario, "en los Gobierno en la Argentina, en los últimos 90 años, salvo la intención de (Carlos) Menem con (Domingo) Cavallo con la convertibilidad, que es otro tema, nunca hubo un plan antiinflacionario".

"Por eso, Argentina sigue siendo la mosca en la sopa de la región, porque Chile lo solucionó, Uruguay lo solucionó, Paraguay lo solucionó. No estoy hablando de Noruega o Suecia, estoy hablando de nuestros países hermanos", añadió.

Notas Relacionadas