Corrientes 33 °C
Min. 19 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1228547
Sonsoles Romero Noya

Colaboración

“CAMBIÉ LA OBRA”

Robó, huyó y… ¿lo pescaron?

Hace diez días se produjo una nueva polémica en el mundo del arte. 

El reconocido artista danés Jens Haaning recibió, por parte del Museo de Arte Contemporáneo KUNSTEN, un equivalente a 83.000 dólares en coronas danesas para "recrear" dos obras de su autoría, y que formasen parte de una exposición colectiva dentro del museo.


La obra original de Haaning consistía en dos cuadros que exponían billetes verdaderos. Uno de ellos 328 mil coronas danesas y el otro 25 mil euros, que equivalen al salario medio anual de Dinamarca y Austria respectivamente.


La obra en conjunto buscaba evidenciar la brecha salarial existente entre ambos países de la Unión Europea.


Sin embargo, el 30 de septiembre pasado, en lugar de recibir lo acordado, Haaning entregó al museo dos marcos completamente vacíos. ¿Su respuesta? "Cambié la obra. Ahora se titula Takethe Money and Run (Toma el dinero y corre)", al igual que la película de Woody Allen estrenada en 1969, traducida en Argentina como "Robó, huyó y lo pescaron".


Defendiendo su postura, el artista se explayó esgrimiendo que las obras que le habían sido encargadas concientizan y critican acerca de los salarios, por lo que abogando de su derecho como artista, mantuvo el mensaje, pero su nueva obra critica justamente el salario que Dinamarca paga a los artistas. Haaning sostiene que el dinero concedido por el museo no le hubiese alcanzado para realizar la obra, y de haber entregado lo que habían acordado, hubiese tenido que poner dinero de su propio bolsillo. 


El director del museo Lasse Andersson reconoció esta nueva obra, ya que aunque no recibieron lo que esperaban, el artista sí entregó obra como habían acordado. Andersson añadió: "(La obra) provocó a los curadores, y a mí también un poco, pero al mismo tiempo me reí porque era muy humorístico". Claro está que se lo toma con humor porque cuenta con la devolución del dinero por parte de Haaning, ya que existe un contrato firmado que estipula que este tendrá que devolver el dinero en enero del 2022. De lo contrario, Andersson elevará el caso a la justicia.


Pese a ello, el artista no tiene intenciones de devolver la suma prestada, reafirmando que el hecho de tomar el dinero, es justamente la esencia de la obra. Al respecto sostiene que "la obra de arte trata esencialmente sobre las condiciones de trabajo de los artistas. Es una declaración que dice que también tenemos la responsabilidad de cuestionar las estructuras de las que formamos parte. Y si estas estructuras son completamente irracionales, debemos romper con ellas. Puede ser su matrimonio, su trabajo, puede ser cualquier tipo de estructura social".


Con lo expuesto, si para el año que viene ninguna de las partes cede, habrá que ver de qué lado se posicionará la justicia danesa. Y el mundo del arte.

(*) Profesora Nacional de Artes Visuales

Notas Relacionadas