Corrientes 18 °C
Min. 18 °CMax. 30 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1228543
LÓPEZ MURPHY

"La actitud del Gobierno frente  a la derrota fue catastrófica”

En un diálogo mano a mano con época, el economista y político, ahora candidato a Diputado Nacional en la Ciudad de Buenos Aires, dijo que es imperioso cambiar el modelo de Estado Céntrico porque "está quebrado".

"La actitud del Gobierno frente  a la derrota fue catastrófica”

En las pasadas elecciones PASO, de septiembre, Ricardo López Murphy se presentó como cabeza de unas de las listas que compitió en la interna de Juntos por el Cambio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Salió segundo. Perdió con la boleta liderada por María Eugenia Vidal. Sin embargo, será el cuarto en la lista de postulantes para Diputados Nacionales en las elecciones generales de noviembre. Días atrás, el líder de Republicanos Unidos, quien fuera ministro de Economía por dos semanas durante la presidencia de Fernando De la Rúa, pasó por Corrientes para presentar su libro "Libertad, Patria y Vida". En contacto con época, analizó el contexto económico y político por el que atraviesa el país.

¿Cómo ve a la economía argentina? 


La veo muy trastornada por la política. El resultado tan adverso, que el gobierno cree que fue inesperado, los llevó a esa suerte de caos inicial, en las dos semanas postelectorales, y al plan "piñata y plata", que es inconsistente porque ellos serán herederos de sus propios actos… es que después del 14 (de noviembre) deberán seguir gobernando.

¿Argentina tiene reservas suficientes para soportar otro cimbronazo?


Tenemos una situación muy delicada de reservas: no aguanta el tipo de cambio oficial. Estamos muy frágiles y los veo sin programa. Escucho con respeto al Presidente (Alberto Fernández) pero me resulta difícil creer que tienen un acuerdo cercano con multilaterales y el Club de París.  

¿Quedarnos sin reservas es sinónimo de hiperinflación?


Cuando uno se queda sin reservas, el riesgo sobre el valor del peso es enorme. No hay cómo intervenir. Hay que recordar, por ejemplo, que el 6 de febrero de 1989, cuando se produjo la crisis que después dio lugar a la hiperinflación, esta se originó porque el Banco Central se quedó sin reservas y no pudo intervenir más. Hoy, las reservas son los encajes de los depósitos.  

Entonces… ¿hay riesgo de hiperinflación?


El riesgo de que haya una situación de descontrol, en general se asocia a la imposibilidad de renovar la deuda interna, y que eso se resuelva con emisión de dinero que acelere su velocidad de circulación y se vuelva un problema serio. 

En Argentina, la maquinita de producir billetes opera casi sin descanso…


El Gobierno tendrá que hacer un programa fiscal más razonable. El programa fiscal presupuestario implica colocación de deuda en el orden de los 23 mil millones de dólares. ¿Conoce a algún acreedor que nos preste ese dinero con este riesgo país? 

Si usted tuviera ese dinero… ¿le prestaría a Argentina? 


No. En estas circunstancias, no.  

 

¿Qué mensaje le da al empresariado argentino? 


Ha habido un ambiente muy hostil hacia el empresario, al inversor. Se han ido muchos. Hace 50 años que vengo a Corrientes y nunca pasó que no hubiera disponibilidad de vuelos. Es la primera vez que me ocurre. Antes había cinco vuelos, hoy hay uno. Eso es descapitalización. Para el turismo es un drama. Hay que traer aviones. Al empresario le digo que el país tiene salida pero debe cambiar el modelo. Argentina no puede tener un modelo Estado Céntrico. El Estado está súper quebrado. No sólo por el déficit de 40 mil millones de dólares actuales sino por lo que proyecta hacia adelante. Hay dos tipos de liberales: los filosóficos, como yo, y los que lo son por conveniencia. No hay otro camino. Tendrán que poner en el centro del modelo de acumulación al sector privado, porque es la única manera de movilizar riqueza.Pero esa no es la ideología de este Gobierno… 


Uno de los problemas de este Gobierno es que no tiene mensaje. El mensaje es Estado Céntrico. Y el Estado está inhabilitado. Si La Cámpora agarra el Estado lo único que habrá son más ñoquis, más emisión monetaria, más deuda que no se puede pagar. Un detalle: no ha habido gobierno que haya endeudado tanto al país como éste. Metió 53 mil millones de dólares en dos años. Nunca pasó algo igual. No hay plan, no se sabe a dónde van, no tienen mensaje, no tienen discurso, van viendo, atajan los síntomas… ¿cómo se puede invertir en un país con esas reglas? Con un gobierno más sensato, el país tiene extraordinarias cosas valiosas, tiene una época excepcional para la carne que no se aprovecha porque prohibimos las exportaciones. Atravesamos un momento muy bueno para las exportaciones tradicionales y de productos regionales, Argentina cuenta con 500 veces el gas que consumimos… 

Entonces… ¿Por qué lo desperdician? 


Porque no pueden convocar a inversión. Porque con este riesgo país no hay capital que venga. 


¿Cómo se sale? 


Por eso es tan importante el acuerdo con los multilaterales y el Club de París. Sino, no veo escape. Tendrá que balizar su política. Habrá que hacer reformas impositivas, laborales, regulatorias, dejar de prohibir exportaciones, permitir que venga el turismo…  

¿Este gobierno o el próximo? El actual no tiene muchas intenciones de hacer lo que usted propone… 


Pero… ¿qué es lo que puede hacer entonces? 

A este gobierno no le gusta lo que usted dice…


Insisto, ¿qué es lo que puede hacer? A veces uno hace lo que puede, no lo que le gusta.  

Este gobierno no cambiará ¿Qué nos espera? 


Cristina (Kirchner) no quiere llegar a un acuerdo con los multilaterales. No le gusta. Pero… ¿qué alternativa tiene? Libera la carne porque produce dólares. Algo que da mucho dinero no se puede bloquear. Tendrá que hacer muchas cosas que no le van a gustar.  

Usted dijo recientemente que es el comienzo del fin del kirchnerismo como expectativa de poder… 


Cristina perdió la magia. El kirchnerismo tuvo de rehén al peronismo con la historia de que ella era imbatible en el Oeste y el Sur del Gran Buenos Aires, que allí tenía un coto de caza en el que obtenía una ventaja indescontable. Que si la desafiaban, ella armaba una lista y ganaba. Entonces, estaban bajo chantaje todo el tiempo. El único peronismo que se pudo independizar fue el cordobés. Los otros, se asustaban en ese esquema. Lo que ocurrió en las PASO es que esa magia se terminó. Lo que generaron fue un descalabro, les fue muy mal. En materia educativa hicieron perder un año y medio de clases, les fue muy mal en materia sanitaria, se nos murieron entre 30 y 40 mil compatriotas más de los que debieron haber fallecido si traían las vacunas Pfizer, que recién las buscaron diez meses después. Y no las trajeron antes por un capricho ideológico, como decía (la asesora presidencial Cecilia) Nicolini "para servir a los objetivos geopolíticos de Moscú". Hicieron cosas delirantes en materia educativa, sanitaria, económica…


¿Cree que el 14 de noviembre se repite el escenario electoral? 


Totalmente. Creo que se agrava porque resultaron peores de lo que pensábamos. Tras la derrota no creí que se iban a descomponer, que carecían de resiliencia. La actitud frente a la derrota fue catastrófica. Yo he visto derrotas grandes. En 1987 (Raúl) Alfonsín perdió muy fuerte… no digo que no lo sufrió, pero no se desorganizó. Acá estuvo al borde de un conflicto inmanejable. 

Pero si perder en una PASO llevó a este nivel… ¿cómo será el gobierno con una derrota en una elección general? 


Es la gran pregunta que uno se hace… ¿qué pasa la semana siguiente al 14 de noviembre? Si son inteligentes, les diría que se hagan cargo, que no se desordenen. 

¿Qué tan serio es un país en el cual la vicepresidente critica en una carta abierta al Presidente? 


Y antes mandó a una diputada a que lo insulte en los términos más denigrantes. ¿Usted cree que (Fernanda) Vallejos fue autónoma? La crítica fue de una grosería extraordinaria. Cristina le dijo al Presidente que deje de lado a su persona de más confianza. Le sacó a un amigo por carta.  



¿Qué lo llevo a acercarse al PRO? 


Hace varios meses, creí que la deriva del gobierno era muy extremista, y que corríamos severos riesgos. Soy muy ortodoxo, no sólo en economía, también en teoría política. A partir de los problemas de los países autoritarios y la experiencia Venezuela, cuando se ve a los gobiernos correrse a posiciones extremistas, hay que moverse rápido a una gran coalición. Hay que pararlos allí, sino después es irreparable. Entonces, en este espacio liberal tomamos la decisión de que el riesgo era muy grande, que era necesario ir a una gran coalición, una gigantesca, que ofreciera no sólo resistencia a la deriva extremista, sino que fuera una alternativa de gobierno. Y que tenga gobernanza, gobernabilidad y programa. El resultado electoral no fue fácil de prever muchos meses atrás pero mostró al madero que flota, al que hay que agarrarse es a este.  

La relación con  Javier Milei

"Con Javier Milei tenemos afinidades de programa, de visión", analizó López Murphy. Sobre la elección por caminos separados, señaló que "el verdadero debate frente a una crisis de este porte y naturaleza es si alcanza con un liderazgo sin partido, o se requiere una gran coalición que esté en condiciones de frenar la deriva autoritaria para darle una posibilidad al país. Mi opción intelectual es esta", argumentó respecto a su incorporación a la alianza Juntos por el Cambio en detrimento de un frente con otras fuerzas de corte liberal. 


Para López Murphy, Milei espera la derrota y posterior desaparición del kirchnerismo para luego apostar por una fragmentación de la coalición opositora y a una alianza con partidos de ese espacio.

"Todavía no es tiempo para Valdés"

"(Gustavo) Valdés hizo una elección espectacular", comentó Ricardo López Murphy. Sin embargo, consideró que todavía no es tiempo del Gobernador correntino de pelear por la candidatura a Presidente. "No me parece lógico que vaya en 2023. Creo que debe consolidar su gestión y buscar (la Presidencia) un turno más adelante. Pero, sin dudas, se transformó en una figura nacional de gran peso. Ese resultado conmocionó al país. Y preanunció una victoria extraordinaria de la oposición. Esa fue la señal. Mucha gente no la vio. Parte fue mérito de Valdés. Pero también es un voto por un camino distinto al que predomina en el Gobierno Nacional. Creo que nadie puede negarle el impacto", señaló.

Notas Relacionadas