Corrientes 19 °C
Min. 18 °CMax. 30 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1227915
Fuente: webeservice PARA AHUYENTAR AL DUENDE DE LA MISERIA

El Museo de Artesanías convidó con música y suculentos platos

En el marco del Karaí Octubre, se brindó una noche de tradiciones e identidad. El chamamé acompañó la celebración y la abundancia fue el motivo del encuentro. El duende apareció entre el público pero no pudo hacer de las suyas.

El Museo de Artesanías convidó con música y suculentos platos
IRUNDY BRINDÓ UN DESTACADO SHOW.

El Museo de Artesanías Tradicionales es un espacio que genera sensaciones, costumbres, creencias, de nuestra forma de ser, e identidad que forman parte de un universo de expresiones artísticas y que el sábado congeniaron para una exitosa celebración en torno la conmemoración del Karaí Octubre. La danza y la música, las artesanías y la abundancia en platos típicos fueron el convite ideal para ahuyentar los males.

Con un clima ideal para disfrutar de un evento al aire libre, el sábado el Instituto de Cultura de la provincia llevó tradición a la esquina de calle Quintana y Salta y llenó de música y platos típicos el antiguo patio para espantar al "Señor de la Miseria". Una recorrida por sus antiguas galerías permitió a los visitantes degustar exquisitos platos como un suculento yopará, probar una porción de sopa paraguaya, deleitarse con chipá guazú (choclo y queso) o mandi’o chyryry (mandioca frita), pero sin dejar pasar la oportunidad para llevar a la boca mbeyú, empanadas de mandioca, chipá relleno, kaºi ladrillo (dulce de maní), dulce de mamón, entre otras delicias.

En el patio, la ornamentación estuvo a tono con el momento y productos regionales llenaron la mesa donde los visitantes también podían tomar conocimientos de la manera de preparar estos platos y los ingredientes que incluyen. También se dispuso la venta de productos regionales, como dulces y escabeches, los más elegidos en la noche del Museo de Artesanías.

Mientras el público probó los deliciosos platos, por el patio anduvo suelto el duende Karaí curioseando a ver quiénes no se daban una panzada para echarle la miseria. "No me quedo quieto, observo todo, y guai (cuidado) que nadie esté comiendo", dijo el Karaí personificado por el coreógrafo Federico García. Pero el duende maligno no se fue con las manos vacías y se llevó a una persona que no supo guardar en tiempo de cosecha, representado por el bailarín "Chali" Bustos. Ambos lograron una colorida intervención que fue muy bien recibido por el público.

"Esta conmemoración es una manera de preservar nuestras costumbres y tradiciones, pero también la idea es que el público pueda acercarse al Museo de Artesanías y tomar contacto con los artistas", expresaron desde el Instituto de Cultura. En este contexto refirieron además que la propuesta permitió que los visitantes descubran las delicias y sabores de los platos típicos para mantener la tradición del consumo de estas preparaciones que integran productos regionales. "También nos permite que el público que visita el espacio pueda contemplar el trabajo de los artistas artesanos que realizan y exponen sus obras realizadas con técnicas tradicionales", expresaron.

Además, la pista de baile sintió la abundancia de la danza y con la presencia de los Los Güepa Ché, la alegría fue constante. El público participó de principio a fin en el baile con aplausos y sapukái que fueron constantes. Lo mismo sucedió con "La Pilarcita" que junto a sus músicos acompañaron con la intensidad de su chamamé para que la gente disfrutara de una noche ideal. El final estuvo a cargo del grupo Irundy con un extenso repertorio de clásicos del género que sirvió para un cierre estelar a un evento que debería repetirse.

Notas Relacionadas