Corrientes 32 °C
Min. 19 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1227794
Carlos Bramante

Especial para época

Fuente: webeservice CONSERVAR EL EMPRENDIMIENTO

Los precios ahuyentan al turista

La postpandemia deja un escenario alentador para "la industria sin chimenea". Los polos turísticos se diversifican. La competencia obliga a ser "amigable" con los presupuestos familiares. El turismo "gasolero" estimula a localidades.

epc031021-018f01.jpg

La pandemia permitió conocer el país a través de la televisión y las plataformas de Internet. Descubrimos recónditos lugares con moderna infraestructura y que parecían fuera de la brújula tradicional del turismo. El potencial de Argentina viene acompañado por la variedad geográfica y climática que la asemeja a un continente pero necesita afables anfitriones.

Es cierto que las distancias son una barrera para ofrecer productos a mil kilómetros de Buenos Aires. Por ello, reclamamos a los gobiernos que se ocupen de las asimetrías que tanto daño ocasionan, aunque sigue siendo la deuda de cualquier administración estatal.

Pero esta columna se refiere a una actividad que puede sortear las consecuencias del párrafo anterior: el turismo. Sólo se necesita una visión diferente para garantizar una oferta tentadora a los argentinos y extranjeros ávidos de destinos alternativos.

La semana pasada, visitantes de Itatí salieron espantados con los casi ocho mil pesos que abonaron por un almuerzo para cuatro personas. Se trata de un ejemplo que encontramos en cualquier lugar de la provincia. Tampoco es exclusivo de Corrientes pero necesitamos ser conscientes que otros lugares abandonaron la práctica de ganar mucho invirtiendo poco.

Es cierto que existen dificultades económicas que no permiten proyectar ni siquiera el corto plazo de cualquier emprendedor. No es argumento para "vaciar" las billeteras de los visitantes porque un cálculo rápido espanta a cualquier planificación de unas minivacaciones. La otra alternativa es seguir viendo a las familias visitantes con sus "heladeritas" cargadas en origen.

desta18.jpg

Todos sabemos que el "boca en boca" fue y seguirá siendo la mejor propaganda pero en la actualidad debemos agregar Internet y sus múltiples canales de comunicación. A ellos, hay que convertirlos en aliados y no enemigos de los emprendimiento. Sin olvidar el dicho popular cuando sostiene que, a cualquiera de nosotros, nos conquistan por el estómago.

Durante la semana transcurrida sólo hacía falta googlear la frase "Corrientes restaurantes" para que el famoso buscador atemorice a los turistas que organizan un descanso reparador. Sin olvidar las consecuencias de la viralización de aquella factura (flojita de papeles) en las redes sociales y que ninguna invocación religiosa que contenga las evitaría.

La salida de la pandemia abre un horizonte prometedor para el turismo en Corrientes. El método de obtener la máxima ganancia con una cartera reducida de clientes es un error y otros destinos ya lo asimilaron. Quizás de resultados inmediatos pero aporta poco a la conservación del emprendimiento y sólo garantiza las penurias que estamos acostumbrados a escuchar.

Detrás de cada empresa hay personas y familias que terminan afectadas por las secuelas de un manejo nada competitivo. Y la competencia no es el comercio de la otra esquina sino todo un país que ofrece una variedad sin límites a los turistas.

Hace varias décadas decimos que somos una provincia de paso para el turismo. Si perduran los vicios comerciales enunciados seguiremos el mismo derrotero. El conjunto de emprendedores sólo cosechará fracasos, aunque individualmente aplique una receta superadora.

epc031021-018f02.jpg

Por ello, es importante la presencia activa de los gobiernos, de las asociaciones comerciales y empresarias, de los sindicatos y de todos los que aporten ideas para mejorar la oferta turística de Corrientes. Sólo así podremos conservar y mejorar las estadísticas alentadoras registradas antes del COVID-19.

No hay que desaprovechar los logros pero es oportuno revisar la experiencia de puntos turísticos, en provincias tradicionales, que decayeron por una oferta poco tentadora. Debe servir de aprendizaje para que la nociva propaganda no se convierta en un "tsunami" de frustración.

La oferta turística de Corrientes no puede depender de las bondades naturales y las creencias de su pueblo. Ofrecer naturaleza y religión es como ofrecer materia prima sin valor agregado. Concepto equivocado que otros lugares se dieron cuenta para perfeccionar su propuesta.

No hace falta irse lejos para encontrar experiencias de polos turísticos, a partir de la naturaleza, pero acompañados de la mano del hombre.

Desde la capacidad hotelera pasando por sencillos senderos de paseo y atractivos juegos sobre las bellezas naturales.

No dilapidemos la oportunidad que deja la tragedia pandémica.

La ecuación será exitosa si cambiamos el chip y le adaptamos a los tiempos "gasoleros" que vivimos. De lo contrario, "la industria sin chimenea" no será prospera y seguiremos lamentando los indicadores negativos que golpean a la provincia.

Notas Relacionadas