Corrientes 15 °C
Min. 7 °CMax. 17 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1227396
Fuente: webeservice 

Lugares del corazón: gigantes de la Sila

Hoy, la reserva de los Gigantes de Sila, en la localidad de Croce di Magara, en Provincia de Cosenza, Región Calabria, es el único testimonio que nos ayuda a comprender cuál podría ser la grandeza de la arboleda.

EL MAJESTUOSO BOSQUE DE LA CALABRIA.

Único en su género, este majestuoso bosque centenario en el centro de Calabria ha sobrevivido intacto desde el siglo XVII a la sombra de sus imponentes "patriarcas", que dan lugar a un grandioso espectáculo de la naturaleza.

En el corazón del Parque Nacional de Sila hay un verdadero tesoro natural: la Reserva Natural Fallistro que alberga a los Gigantes de Sila, los únicos ejemplares aún arraigados en el territorio de Silan de la antigua Silva Brutia. La Silva Brutia era el bosque más frondoso del Sur, con árboles enormes, troncos poderosos con tallos robustos y lineales, una verdadera riqueza para aprovechar siempre que se necesitaba buena madera.

Así, la antigua Silva fue saqueada paulatinamente por el hombre, empezando por los romanos, que para las necesidades del Imperio utilizaba los bosques de la Sila, quizás para la construcción de barcos o casas. Que el bosque era rico y famoso, era sabido en la antigüedad; ya Virgilio, Strabone y Plinio cantan y relatan la majestuosidad de la Silva Brutia. Por último, la necesidad de pastos y áreas agrícolas, provocó un enorme proceso de deforestación que ha cambiado considerablemente el entorno montañoso de la Sila.

Hoy, la reserva de los Gigantes de Sila, en la localidad de Croce di Magara, en Provincia de Cosenza, Región Calabria, es el único testimonio que nos ayuda a comprender cuál podría ser la grandeza de la arboleda.

En el monumental bosque hay 60 ejemplares ultraseculares, de Pino Laricio y Arce Montano. Son árboles de características extraordinarias, con una altura de hasta 45 metros (m), un diámetro de 2 m. y una edad media de 350 años.

Grossi es el término adecuado para describirlos, es impensable querer envolver a uno en un abrazo. El pinar fue plantado en el siglo XVII por la familia Mollo. Por lo tanto, tenemos certeza de la edad de los árboles, y el nacimiento de la reserva permite a todos, a través de un camino bien articulado, disfrutar y capturar cada aspecto singular de ellos.

Este es sólo uno de los posibles lugares del corazón a visitar en Italia.

Centro de Estudios Itálica.