Corrientes 27 °C
Min. 14 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1226422
Mónica Pared

Redacción de época

COMUNICADOR ESTRATÉGICO

“A través de las redes sociales aportamos valor a las personas”

Sebastián Campos es chileno, profesor y hace más de diez años se dedica a crear contenidos sobre comunicación digital y crecimiento personal. Además es "speaker" y consultor independiente y da conferencias en Latinoamérica y España. 

FOTOINFO22.jpg


El mundo de las redes sociales nos lleva por diversos caminos y nos permite conectar con otras personas en distintos puntos del mundo. Así llegamos a Sebastián Campos, un chileno que inmediatamente se puso a disposición para concretar la entrevista con diarioepoca.com. Es que Sebastián es multifacético y verlo/escucharlo en sus producciones de Instagram al instante capta la atención. En su "feed" de la popular red social encontramos desde tips de cómo realizar una buena videollamada y no ser una "cabeza parlante" hasta mensajes motivacionales para el desarrollo personal. 
Con Sebastián conversamos de diferentes temas desde cómo dejó de lado el profesorado de

DESTA22.jpg

Educación Física para dedicarse de lleno a ser un creador de contenidos y dar conferencias en distintos puntos de Latinoamérica. "Tengo 36 años, soy profesor de Educación Física, esa es mi profesión de base y ejercí la docencia durante varios años pero cambié de rubro como hace 12 años, más o menos, a comunicación digital e hice un master en Comunicación Estratégica y Digital. Vivo actualmente en la ciudad de Valparaíso en Chile", relató para entrar en clima. 

¿Cómo es esto de que trabajás para distintos lugares del país y del continente?
Trabajo en Chile y también para Latinoamérica porque mi trabajo como tiene que ver con temas digitales, la gran mayoría, me permite justamente desde mi oficina, en mi casa, (dice entre risas) poder trabajar para todo el mundo. Tengo varios empleadores, soy una "cosa mixta entre un trabajador dependiente y un trabajador autónomo. En Chile trabajo para una congregación religiosa y estoy a cargo de la comunicación digital y coordinar actividades con las instancias juveniles que tienen fundaciones, obras de caridad, obras sociales, grupo de jóvenes, voluntarios, colegios y parroquias. Coordino el área juvenil de esas instituciones en distintas ciudades de Chile. 

EPC190921-022F04.jpg

También trabajo para un proyecto internacional que se llama catholicnews.com, que es un sitio web con recursos para personas que trabajan en instituciones de la iglesia. Ese proyecto es relativamente grande, ya que tiene más de dos millones de visitas mensuales en el sitio web y cerca de un millón de seguidores en las redes sociales. Allí, trabajo contenidos y soy asesor estratégico. Con ello tengo cierto alcance en Latinoamérica y por lo tanto poder participar, contribuir en cursos para distintas instituciones sociales, principalmente, eclesiales y educativas, para dar capacitaciones, conferencias y participar de eventos, o bien ponerme tras bambalinas y darles las estrategias en cosas que tiene que ver con la comunicación digital.
Así es que trabajo para Chile, principalmente, pero también para Argentina, México, Perú y España, y todo lo que está flotando en internet, en general, flota por todo Iberoamérica. Pero esos son los países en los que tengo relaciones laborales más sólidas. Además doy clases en la universidad, en el centro de formación artística, y soy consultor independiente, me contratan emprendedores y emprendimientos que están recién empezando y sobre todo para dar muchas conferencias, talleres y capacitaciones.

¿Cómo elegiste el camino de ser "speaker"? ¿En Chile es popular esto?
Comencé con el "speaker" de manera muy intuitiva. Soy profesor entonces me pasé muchos años de mi vida dando clases en colegios y universidades parado delante de gente, hablando, pero llegó un momento cuando la cosa se puso un poco más seria y me empezaron a invitar a eventos y en Chile, que no se puede vivir de hacer conferencias o hay muy pocas personas que pueden vivir de eso, es muy popular que en la mayoría de los eventos tengan oradores. Los oradores tienen un rol fundamental. Entonces me requieren mucho. Me invitan a eventos y dentro de ellos hay una charla o conferencia y yo doy, principalmente, dos líneas de temas: cultura digital, no sólo comunicación sino cultura que engloba todo, y el desarrollo personal, crecimiento interior muy vinculado a mi visión espiritual de la vida del cristianismo, católico, pero no ando por la vida convenciendo a la gente que se haga cristiano ni católico sino que tomo herramientas del cristianismo y comparto algunos conceptos para ayudar a las personas a hacer sus vidas un poco mejor".

¿De qué temas principalmente tratan tus conferencias?, ¿ y de qué se trata la evangelización digital? 
Cultura digital es justamente apropiarnos de estos conceptos que para las generaciones más jóvenes es mucho más fácil porque son nativos digitales y porque ellos no tienen que alfabetizarse, sin embargo varios de nosotros sí, hemos tenido que tomar clases de internet. Entonces, ¿cómo podemos convivir en ambientes digitales de forma saludable?, entender que convivir es estudiar, trabajar, vender, comprar, tener relaciones, tener amistades, entretenerme, todas esas cosas pasan en ambientes digitales y ahí está envuelta la cultura digital que no son sólo los trabajos ni los estudios, sino que hay muchas cosas más que pasan en internet y que ya no es virtual, es real.
La otra línea temática es el desarrollo personal que son un conjunto de herramientas, la mayoría de las ciencias sociales como la pedagogía, la psicología, la sociología, la antropología, la filosofía, para ayudar a las personas a crecer personalmente. La mayoría de las veces desde el punto de vista interior aunque el desarrollo personal también considera el físico, la salud corporal y, obviamente, el plano espiritual.
Durante un tiempo me dediqué explícitamente a la evangelización, a promover o visibilizar, compartir los valores del cristianismo de forma explícita. Hoy en día comparto los valores del cristianismo pero no para convencer a la gente que se haga cristiana. Creo que los valores del cristianismo son universales, al menos en el mundo occidental, y revisarlos con un poquito de calma, independientemente si las personas sean o no sean creyentes, podría tener efectos positivos que de hecho los tiene y estoy convencido. Mi vida ha cambiado para mejor y hay algunos aspectos que no son tan espirituales en los que he podido impregnar con cosas cristianas.

¿Cómo comenzaste a subir videos en tus redes aconsejando o explicando contenidos útiles?
Llevo casi diez años creando contenidos digitales. Tenía un blog que lo traspasé a mi sitio web

EPC190921-023F14.jpg

en el 2007. Hice un podcast en el 2016 cuando ni siquiera la gente podía decir podcast. Subo videos a YouTube desde el 2010. Es decir, siempre he estado en ambientes digitales no tanto para mí sino para entender cómo funciona y luego tener el servicio de mi trabajo, principalmente en instituciones educativas y en instituciones sociales, muchas de ellas vinculadas a la Iglesia, a cosas católicas porque convengamos que la Iglesia es uno de los grandes sostenedores de las obras sociales. 
Desde hace dos o tres años fui a Instagram (@sebastiancamposg) porque masivamente está allí la gente, pero durante muchos años estuve subiendo cosas a Facebook. Tengo el doble de seguidores en Facebook que en Instagram, tengo unos 16 mil seguidores. Escribí durante muchos años, dos veces a la semana, para el sitio web catholicnews.com donde mis textos tenían más de cien mil lecturas. Entonces ese fue el camino que hice.

 ¿Cuáles fueron tus producciones más populares y qué es lo que más repercusión tiene?
Mis producciones más exitosas han sido aquellos de carácter educativo en los que he tratado de explicar con palabras sencillas conceptos que no son tan claros, y además darles un uso práctico en la vida cotidiana.

Vinculado a lo educativo, hablás de Interland, ¿de qué se trata?
Interland es una plataforma de Google desde hace un buen tiempo. Es una plataforma educativa que tiene formato de videojuego pero que no tiene el objetivo de un videojuego que es el de ganarle a otras personas, sino de poder familiarizar a los más chiquititos con los conceptos de ciudadanía digital y seguridad en internet. Entonces, Interland contribuye en que los niños puedan aprender cosas como por ejemplo crear contraseñas y que no sean su número de DNI o su fecha de nacimiento. Les explica ¿con quién compartir qué información?, si saco una fotografía ¿la puedo mandar a todo el mundo?, ¿puedo compartir fotos de otras personas en mis redes sociales sin su autorización?. También les enseña cómo lidiar con personas que tienen comportamiento violento o abusivo. La plataforma es gratuita, es un sitio web de Google disponible para todo el mundo. Yo la probé con mi hijo de seis años que todavía no lee muy bien y entendió la plataforma. Además yo aprendí un montón de cosas y eso que soy experto, pero hay un montón de criterios que no los tenía tan resueltos y las recomendaciones de la plataforma me ayudaron a aclararlos.

En un escrito hablás de que tenemos que pasar de ser "usuarios" a "creadores de contenidos", ¿a qué te referís y cuáles son los principales tips?
La diferencia entre usuarios y creadores de contenido es que los usuarios simplemente usan las redes sociales para su beneficio: para entretenerse, aprender, pasar el rato. En cambio, los creadores de contenidos no sólo consumen lo que está publicado sino que publican cosas con el objetivo de lograr algo: que personas compren, se inscriban a un curso, que sean inspiradas en alguna causa, etcétera. Entonces, los creadores de contenido no publican sólo los que les va pasando, es decir, no necesariamente están documentando en tiempo real lo que hacen, sino que crean y eso implica un nivel de producción un poco más alto".
En esta lógica de crear contenido hay dos formas de mirarlo. Hay contenidos más contemplables que simplemente lo veo y digo "bien, qué buena esa institución, qué buena esa persona, etcétera", y hay contenidos más valiosos en los que digo no solamente "qué bien" sino que además puedo decir "esto me puede servir a mí", "lo puedo usar" o "esto le puede servir a otras personas". 
En ese sentido, desde el punto de vista apostólico o de las comunidades religiosas, es muy saludable preguntarse: "Esto que estoy publicando, ¿es sólo ego?, ¿es sólo vanidad? o ¿le sirve a alguien verlo?". "¿Tiene alguna utilidad?", "¿mejora de alguna forma su vida?". Esas son muy buenas preguntas para hacer y junto a esas preguntas es muy buena idea que uno vaya a mirar su última publicación, la mires y digas: "¿Si esta publicación no la hubiese hecho yo, y yo la hubiese visto allí en Instagram, le hubiese dado like?", "¿la habría compartido con mi familia o con mis amigos, o con el grupo de WhatsApp con la gente que trabajo?", o sólo es una publicación contemplable y que digan "ah qué bonito, tomá tu like". 

EPC190921-023F16.jpg

Esta reflexión es fundamental para los creadores de contenidos, que a veces publicamos material contemplable y está muy bien, pero si basamos nuestras interacciones sociales en redes, sólo en eso, en mostrar como si fuera un reality nuestra vida, es poco probable que tengamos buenos resultados. 
Por eso es importante aportarle valor a los demás, que no debe ser exactamente educativo. Hay personas que aportan valor entreteniendo ya sea publicando memes, contando chistes o explicando cosas curiosas que no me sacan una carcajada pero me entretienen, o como un programa cultural o musical.
Muchas veces las comunidades, sobre todo las religiosas, usan las redes sociales como si fuera un mural de anuncios y todas sus publicaciones son: "Te invito a participar de tal actividad", "el domingo tenemos no sé qué", etcétera. Básicamente es como una tienda que vende y todo el tiempo está buscando que la gente siga esas instrucciones: conéctate, inscríbete, colaborá, etcétera, y aportan muy poco valor a las personas. Me parece necesario un cambio de mentalidad en redes sociales. Pasó en el momento más duro de la pandemia, el primer semestre del 2020 que la gente necesitó consumir contenido espiritual, contenido motivacional y en las instituciones eclesiales clásicas no los encontró porque solamente se dedicaron a invitar a la gente a sus transmisiones en vivo, a sus cultos o misas online. 
En cambio todas las otras denominaciones espirituales, religiosas o cosmovisiones o filosofías comenzaron a compartir frases motivacionales, existenciales de distintos autores desde Gandhi hasta Barack Obama o Walt Disney, y la verdad es que la gente necesitó eso. En el mundo cristiano no se lo hizo tan bien como otros que aportaron contenido de valor. Aún estamos aprendiendo la lección en el mundo cristiano. Estamos en esa transición, muy atrasados y tenemos que ponernos en sintonía para saldar esta deuda que tenemos con la sociedad", concluyó.

***
Tres libros

Sebastián Campos ya lleva publicados tres libros de su autoría, ellos son: "Imposible no tropezar con Dios" (2014), "Volver a la versión original" (2016) y "Encubierto" (2017). 
Los mismos pueden descargarse de manera gratuita en su sitio web: https://sebacampos.com/libros/. 

Notas Relacionadas