Corrientes 27 °C
Min. 14 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1226403
Rocío Plano

Redacción de época

ALERTA EN EL SUR CORRENTINO

Caza furtiva, una moda ilegal que pone en peligro a los campesinos

Propietarios de campos en la zona rural de Sauce y Libertador manifestaron su preocupación por la presencia de cazadores furtivos. Desde Fauna y Flora provincial advirtieron que se realizan controles y apuntaron contra las localidades que no ponen coto de caza.

EPC190921-600F03.jpg
LOS PATRULLAJES SE SUCEDEN PARA EVITAR LA CAZA INDISCRIMINADA.

La caza es uno de los mayores atractivos turísticos que tenía la provincia hasta la llegada de la pandemia. Si bien es una actividad que no tiene tanta difusión como la pesca, eran cientos de miles los visitantes, en su mayoría extranjeros, que llegaban hasta determinadas localidades del interior para practicar tiro y llevarse como trofeo algún animal del lugar.
Una prueba de ello es que la caza deportiva fue una de las primeras actividades permitidas después de una estricta cuarentena en todo el territorio correntino. El 26 de mayo de 2020, después de 15 días sin casos positivos de COVID-19, el Gobierno provincial decidió liberar determinadas acciones y la caza fue una de ellas. 
La Dirección de Recursos Naturales dependiente del Ministerio de Turismo emitió una

EPC190921-600F05.jpg
ASEGURAN QUE LOS MISMOS LUGAREÑOS VENDEN LA CAZA COMO EXCURSIÓN A TURISTAS.

disposición en la que permitía cazar únicamente las especies exóticas que se encuentran desbordadas (plaga), revistiendo las restantes carácter de vedadas. En ese momento, la autorización era solamente para personas residentes en la provincia de Corrientes, pues el turismo aún no estaba habilitado. 
Se podía cazar los sábados, domingos y feriados nacionales y provinciales, no así los de carácter departamental o municipal. Y las personas interesadas en practicar la actividad debían contar con la documentación requerida: permiso escrito por el propietario u ocupante legal del campo, certificado por la autoridad policial de la jurisdicción del lugar. 
Ahora, con la flexibilización de las restricciones y el turismo nacional prácticamente liberado, la forma legal de salir de cacería sigue siendo la misma. Quienes lo hacen incumpliendo estas normas son cazadores furtivos.
Además, lo ideal sería que todas las localidades tengan un coto de caza. Según pudo saber diario época, la única ciudad que cuenta con un límite es Sauce. En las localidades aledañas se realiza la acción de manera indiscriminada y sin control.
"Es un descontrol, cualquiera se mete en cualquier lado sin pedir permiso y hay mucha gente que vive de meter furtivos en los campos. Le tiran a cualquier cosa, no les importa día de lluvia, rompen caminos, sobre todo los fines de semana. Los fines de semana parece Camboya acá", dijo Juan, un indignado productor ganadero y agricultor. Es propietario de diez mil hectáreas en la zona de Cañaditas y Cuchillas (zona rural del departamento de Esquina, entre Sauce y Libertador).

EPC190921-600F08.jpg
RESTOS DE ANIMALES MUTILADOS APARECEN POR ESA ZONA.

Allí surge el primer problema. Son los mismos lugareños quienes viven de esta actividad y venden como excursión a turistas que llegan desde Rosario, Córdoba, Santa Fe. "Se dedican únicamente a traer gente, les pagan muy bien, y no sé si el que viene sabe o no, calculo que sí porque desde el momento en que entrás por arriba de un alambrado y no vas por la entrada principal del campo a cazar a un lugar, creo que sabés que no estás entrando a un lugar con permiso", reflexionó el productor. 
"A mí hace dos meses me mataron un toro de un tiro. Tengo hecha una denuncia penal en el Juzgado de Esquina, pero quedó en la nada porque no se sabe quién fue y no se puede hacer mucho; le tiran a cualquier cosa, se meten en cualquier lado, sin permiso, no les importa si hay casa, si hay gente, ellos van y tiran nomás", comentó preocupado. 
El animal más buscado por los cazadores es el ciervo axis, pero a la noche cuando andan por los caminos con linternas y reflectores "le tiran a lo que se les cruce", contaron los peones. Por eso, algunos productores se reunieron y dialogaron con autoridades de la Sociedad Rural y también de la Policía, pero todavía no tuvieron respuestas. "Hay un solo pibe de Recursos Naturales que ahora puso la Provincia en Sauce, pero no tiene apoyo de Libertador, y PRIAR de Sauce (Policía Rural e Islas y Ambiente Rural), no puede pasar a la jurisdicción de Libertador", manifestaron.

***
Situación controlada en Sauce

EPC190921-700F00.jpg
PROPIETARIOS DE CAMPOS ASEGURAN QUE DESTRUYEN CERCAS PARA ABRIR CAMINOS.


 

Precisamente, esa persona de la que habla uno de los campesinos es Diego Ruiz Díaz, el delegado de Fauna y Flora en Sauce. El funcionario está hace dos meses en la zona y con patrullajes lograron controlar a los cazadores furtivos. 
"La Policía que es de Sauce, no puede pasar a la zona de Libertador. El Jefe de PRIAR tiene que autorizar el paso a la otra jurisdicción", explicó a época el responsable de Recursos Naturales en esa localidad.
"Pedí la ampliación para que la Policía de acá nos acompañe un poco más allá porque en

EPC190921-700F08.jpg
UNA VACA FUE ALCANZADA POR UNA BALA.

Sauce se controló mucho el furtivismo. Pero ahora se fueron a los límites a los que nosotros no podemos llegar, como Perugorría, Cuchillas y Libertador. Creo que este fin de semana ya arrancamos para aquellos lados, ya anduvimos, pero después nos cortaron por el tema del límite de la Policía que nos custodia a nosotros", detalló Ruiz Díaz.
El delegado explicó que Sauce es el único pueblo de la provincia que hace cumplir con los 25 cotos de caza. 
En Libertador o la zona de Cuchillas no aplican esta norma y le dan autorización para cazar a cualquiera. "En Sauce tienen que hacer permiso de entrada, te tiene que certificar la Policía el permiso con la firma del dueño del campo y te revisa las armas. Así te podés ir a cazar tranquilo. Eso es estar legal. En Libertador, en Cuchillas, no hay coto y cualquier policía le firma en cualquier campo, que ni siquiera es campo, es una chacra o un terreno, y de ahí se vienen a los campos del lado de Sauce a cazar", comentó el funcionario de Fauna y Flora. 

EPC190921-700F06.jpg
ZONA ROJA DEMARCADA EN CÍRCULO. 

"En la zona de Sauce pudimos controlar porque se anda mucho, se patrulla y se logró controlar la ruta", dijo Ruiz Díaz, pero admitió que "siempre van a haber furtivos, porque el local va a ir a buscarlos, caminando o en moto. El problema que está teniendo Cuchillas y Libertador es que los cazadores provienen de Santa Fe, Córdoba y otros lugares". 
En Sauce, gracias a los controles que se realizan periódicamente, los cazadores que ingresan de manera legal quedan registrados. Por la pandemia del coronavirus, el coto permite que ingresen cuatro cazadores por campo. Cuando hay muchos turistas, la cantidad de personas en los campos no supera las 50. 
Cuando no había control, se encontraban entre 200 y 300 personas cazando. 
El precio que pagan por cada coto de caza lo pone el propietario del campo. El personal de Fauna y Flora, junto a la Policía Rural, controla que no se lleven más animales de los permitidos. 
"Nosotros somos guardafaunas, controlamos que se lleven un ciervo como dice la ley y según

EPC190921-700F04.jpg
EN SAUCE PUDIERON CONTENER LA CAZA INDISCRIMINADA.

la temporada tenemos la veda. Ahora está vedado el carpincho y se puede cazar el ciervo axis y el chancho libre. El axis va con precinto, el chancho sin precinto", explicó el funcionario.
Las especies que están prohibidas cazar son el tatú, viracho y vizcacha. "Si los encontramos con algunos de los animales que no se pueden cazar, secuestramos todo", remarcó Ruiz Díaz.
Así las cosas, la caza sin control pone en riesgo no sólo a las especies que están en peligro de extinción, también a los pobladores de la zona. 
Aunque muchos vivan de esta actividad, es necesario que se tomen las medidas para que se cumpla la legislación vigente.

Notas Relacionadas