Corrientes 26 °C
Min. 15 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1225877
Guillermo Chas

Especial para época

ELECCIONES PRIMARIAS

Las PASO y un interrogante que perdura: ¿sirven o no?

Once años después de la recuperación de la democracia en 1983, la Convención que reformó la Constitución Nacional en 1994 consagró a los partidos políticos como instituciones fundamentales del sistema democrático. 

EPC130921-008F04.jpg


Con esa premisa como base, y luego de un divorcio entre la sociedad y la política que alcanzó su clímax en el año 2001, la crisis de representatividad de los partidos políticos quedó evidenciada con claridad en las elecciones presidenciales de 2003, en las que los seis principales candidatos tenían filiación justicialista o radical, pero compitieron fragmentadamente en los comicios.
Ante esta situación, la clase dirigente, la academia y la organizaciones de la sociedad civil plantearon la necesidad de implementar reformas electorales que permitieran consolidar el sistema democrático mediante el fortalecimiento de los partidos políticos. 
Con ese objetivo como norte, en diciembre de 2009 el Congreso Nacional sancionó la Ley 26.571 y, en el año 2011, se celebraron las primeras Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de nuestra historia democrática. 
A diez años de su debut, ayer los argentinos concurrimos a la sexta edición de este tipo de elecciones y todavía persiste un interrogante acerca de su verdadera utilidad. Muchos han llegado a la conclusión de que las PASO son carísimas encuestas, mientras que otros tantos las defienden como un instrumento que ha robustecido la calidad democrática.
Uno de los grandes logros de las PASO ha sido, sin lugar a dudas, contribuir a la cohesión de los espacios políticos formando dos grandes coaliciones que aglutinan a gran parte del electorado, representadas en el Frente de Todos (versión actualizada del Frente para la Victoria) y en Juntos por el Cambio (originalmente conocida como Cambiemos), sin que ello implique dejar fuera del juego a actores representativos de otros sectores de la sociedad.
Al establecer un piso del 1,5% de los votos válidos como requisito para superar las elecciones primarias y participar de las elecciones generales, las PASO ayudaron también a que las fuerzas minoritarias compitan dentro de alianzas de afinidad ideológica, como ocurre con los partidos de izquierda.
Sin embargo, los reiterados episodios de falta de competencia interna en las elecciones primarias, como así también la poca incidencia real del voto ciudadano en la formación de las listas para las elecciones generales, han sido algunos de los principales puntos débiles de este sistema, generando cierto descrédito social que llevó a catalogar a las PASO como unas encuestas carísimas de lo que ocurrirá en las elecciones generales.
Esto se debe a que muchos frentes acuerdan listas de unidad, en tanto que otros cuentan con nóminas muy competitivas que enfrentan a rivales con pocas chances reales de alcanzar un porcentaje significativo de votos, todo lo cual mina la incidencia ciudadana en la conformación de las nóminas definitivas, generando un desencanto con las PASO.

DESTA8.jpg


Si se miran la totalidad de los procesos electorales desde 2011 a la actualidad y se divide la cantidad de alianzas que tuvieron competencia interna sobre el total de alianzas que se presentaron a elecciones legislativas para diputados nacionales, el porcentaje es bajo y apenas supera el 20% a nivel nacional, y es más bajo aún en distritos de gran incidencia como la Provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En Corrientes, sin embargo, las PASO han tenido buena recepción entre los partidos políticos: alrededor del 50% de los procesos electorales celebrados desde la implementación del sistema han contado con competencia interna, y las elecciones de ayer no fueron la excepción. De los cuatro frentes inscriptos, tres ofrecieron al menos dos opciones al electorado. Nuestra provincia, de hecho, es la que más ha aprovechado las primarias a nivel nacional si se tienen en cuenta los frentes que ofrecen competencia interna respecto del total de alianzas presentes en los cuartos oscuros.
Así las cosas, a diez años de la primera experiencia y habiendo votado ayer por sexta vez en una elección primaria, abierta, simultánea y obligatoria, podemos afirmar que las PASO han servido para construir frentes electorales más competitivos y unificar a un sistema de partidos que se había fragmentado, aunque no han sido tan eficaces para democratizar la conformación de las listas de candidatos mediante el voto popular.
La democracia, como toda creación humana, es perfectible y esta década de existencia de las PASO así lo demuestra. El desafío pasa por buscar las formas de mejorar sus deficiencias y potenciar sus virtudes para que constituyan un mejor aporte al sistema electoral argentino.

(*) Abogado constitucionalista, consultor y docente universitario. 

*** 

Debate por la necesaria reforma electoral, para más adelante 

El 29 de agosto se planteó la necesidad de discutir una reforma en el sistema de votación correntino. Ayer, el gobernador Gustavo Valdés anunció que ese debate no es urgente y señaló que la política correntina podría darlo "más adelante".
Hubo un soplo de aire fresco tras lo engorroso que fue el recuento de votos que ratificaron el contundente triunfo de ECO+Vamos Corrientes y la reelección de Gustavo Valdés como líder indiscutido del oficialismo.
Muchas figuras del oficialismo declararon su ánimo proclive a modificar el sistema de ley de lemas encubierto que permite la utilización de 57 boletas para decidir entre dos boletas. Ayer ese debate se alejó.
El ministro secretario general Carlos Vignolo declaró al momento de emitir su voto: "Seguramente, pasadas las elecciones del 14 de noviembre será el momento oportuno para analizar temas electorales. Mientras, las reglas de juego son las que tenemos y hay que jugar de acuerdo a lo que la norma permite".
Quien mantuvo sus declaraciones dadas a conocer el 29 de agosto sobre abrir la discusión para modificar el vetusto sistema de 57 boletas en el cuarto oscuro fue Ricardo Colombi, quien ayer volvió a proponer: "Hay que discutir un nuevo sistema electoral. Algo Tenemos que hacer", sentenció desde Mercedes donde también ratificó que él apoyará una candidata mujer para la intendencia del Paiubre, y promocionó a la diputada provincial Mariel Meza para disputar con Diego "El Tape" Caram del Frente de Todos el 14 de noviembre.
Otro integrante de la alianza oficialista que se pronunció por reformas ayer fue el diputado Aníbal Godoy, quien recuperó el debate de cambiar los tiempos de elección del Gobernador para superar "el desfase" que tiene la provincia de Corrientes respecto del resto del país con la elección de gobernador.
En el oficialismo hay un debate que se inicia y las diferencias que se exhibieron ayer respecto de cambiar el sistema provincial de votación pueden ser una señal sobre la discusión que se viene en el marco de nuevos liderazgos.
El 29 de agosto prácticamente no hubo disidencias entre oficialismo y oposición respecto a la necesidad de modificar el anacrónico y vetusto sistema de elección de candidatos provinciales.
Las quejas son recurrentes y se repiten elección tras elección, al debate de achicar el numero de boletas se le suma la postergada discusión de la paridad de género y el voto joven, algo que el oficialismo no implementa pese a tener los números legislativos y el acompañamiento de la oposición.

Notas Relacionadas