Corrientes 34 °C
Min. 21 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1225178
Sonsoles Romero Noya

Colaboración

PARTE 2

Xul Solar, el inventor

El domingo pasado repasamos la vida de Xul Solar como pintor, desde sus orígenes, sus inicios con la música, sus viajes, hasta la revolución pictórica que generó su obra en nuestro país a principios del siglo XX. Pero su creatividad y talento eran inagotables, se destacó también por reinventar objetos e inventar lenguajes, como el teclado de piano, el panajedrez, el neocriollo y la panlengua. 

WhatsApp Image 2021-09-05 at 2.36.56 AM.jpeg

Xul y el guaraní

Xul Solar era un políglota con todas las letras. Además de entender perfectamente el latín, el griego, el chino y el sánscrito, hablaba fluidamente inglés, francés, alemán, italiano, ruso y guaraní. De esta última lengua fue tan amplio su dominio, que cuando se realizó en Montevideo el Primer Congreso de la lengua Guaraní-Tupí en 1950, la organización lo convocó como investigador y teórico en el tema.

El neocriollo

Tantos idiomas, tantos países recorridos, tantas fronteras, podrían haber sido disparadores de la necesidad de Xul de inventar un idioma universal que nos uniera a todos como sociedad. Primero inventó el Neocriollo, un lenguaje simplificado que era una mezcla del portugués y el español con el fin de generar una identidad lingüística latinoamericana. 

Algunos ejemplos de palabras en neocriollo: sur - súper, g’ral - en general, dootri - en otra parte, pir - de fuego o ardor, pli - complicado, man - humano, bau - edificio o construcción. Muchas de ellas fueron utilizadas por Xul para nombrar sus obras.

Borges se interesó profundamente en el neocriollo. Con Xul vivían muy cerca uno del otro, en el barrio porteño de Recoleta, y formaron una amistad que duró más de cuarenta años, compartiendo largas charlas sobre la lingüística y en especial sobre esta nueva e intrigante lengua. Tanto apasionó al escritor el neocriollo y el mundo fantástico de Xul, que en su libro “Ficciones” (1944), destina el primer cuento "Tlön, Uqbar, OrbisTertius” a esta imaginería. El cuento hace alusión a un mundo misterioso e imaginario, en el que se hablaba un nuevo idioma de palabras formadas con prefijos y sufijos, e inclusive Solar es nombrado explícitamente, como traductor de esta lengua: 

“Surgió la luna sobre el río se dice hlör u fans axaxaxaxasmlö […] Xul Solar traduce con brevedad: upa tras perfume lunó”. Jorge Luis Borges, “Ficciones”.

La panlengua

Pero el idioma más importante para Xul, lo inventaría posteriormentey fue una gran utopía

WhatsApp Image 2021-09-05 at 2.36.40 AM.jpeg

concretada con su singular creatividad e ingenio. Una obra de arte lingüística. El nuevo idioma se llamó Panlengua, que como su nombre lo indica (el prefijo griego “pan” significa todo o total) era un lenguaje universal. Con una estructura combinable, permitiría ser hablado por todas las personas del mundo. La Panlengua es libre y nueva, no tiene gramática, ni se basa en idiomas precedentes. Combina astronomía, astrología, filosofía y también la simbología mística propia de su universo. Era realmente un nuevo idioma, y como todo lo que inventaba Xul, buscaba simplificar y unificar. 

Su simbología acotada le había otorgado a la Panlengua una gran funcionalidad taquigráfica (permitía transcribir un discurso a la misma velocidad a la que se hablaba). 

Apuntaba a reducir y simplificar. La letra “T” por ejemplo, denota cantidad y representa a Saturno: Ti (poco), Tu (mucho), To (más), Te (menos), y la letra “R” indica acción y representa a Sagitario: Rra: actuar - Rri: hacer o fabricar - Rru: deshacer - Rre: intercambiar - Rro: moverse.

En 1958 plasmó las sílabas del idioma en una serie de cartas, que hoy se pueden observar en el museo Xul Solar, lugar que fue antiguamente la casa del artista.

Piano modificado

Xul pensaba que los pianos eran muy largos y la disposición específica de las teclas requería mucho tiempo de estudio para su aprendizaje. Entonces, acotó la longitud del instrumento y dispuso las teclas en tres filas. Quitó las teclas negras (sostenidos y bemoles), así los aprendices no se trababan los dedos al practicar. Con este teclado de piano, que tenía una escala musical de seis notas, se aprendería a tocar mucho más rápido, y también se podría tocar intuitivamente a través de los colores (he aquí su genialidad sinestésica para agilizar el aprendizaje de una manera lúdica) ya que las teclas tenían diferentes colores, formas y texturas.

Panajedrez

Siempre con la intención de recrear objetos para mejorarlos desde su punto de vista, reversionó además el clásico ajedrez. El Panajedrez es un juego basado en la astrología, en el que cada casilla representa constelaciones y cada pieza representa signos, planetas y colores, aunque mantiene también algunas piezas convencionales de ajedrez. Sin embargo, la manera de jugarlo es bastante particular y excéntrica. Se pueden generar palabras, música y dibujos. También poesía combinando piezas de colores, palabras y acordes musicales. Se acepta el diálogo, la música y la capacidad de fantasear e inventar destinos. El fin, en este juego que irónicamente no tiene fin, es el de conocerse a uno mismo y tener la posibilidad de recrearse a medida que se juega.                                    

Xul sobre Xul

En una entrevista de la revista vanguardista Mundo Argentino se definió: "Soy campeón del mundo de un juego que nadie conoce todavía: el panajedrez; soy maestro de una escritura que nadie lee todavía; soy creador de una técnica, de una grafía musical que permitirá que el estudio de piano sea posible en la tercera parte del tiempo que hoy lleva estudiarlo. Soy director de un teatro que todavía no funciona. Soy el creador de un idioma universal: la panlengua, sobre bases numéricas y astrológicas, que contribuirá a que los pueblos se conozcan mejor. Soy creador de doce técnicas pictóricas, algunas de índole surrealista y otras que llevan al lienzo el mundo sensorio, emocional que produce la escucha de una audición musical”.

Xul Solar dejó el plano terrenal el 9 de abril de 1963 a los 75 años, en su casa de Tigre acompañado por su esposa Lita, a quien dedicó su famosa reversión del piano. Lita expresó ante el fallecimiento del artista: "Xul no creía en la muerte. Para él siempre existirá un mañana”.

Notas Relacionadas