Corrientes 34 °C
Min. 21 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1225157
Marcela Tomasella

Redacción de época

HACIA LA EVOLUCIÓN

Empoderar la educación futura

Incluso antes de que comenzara la pandemia, había una percepción de que la educación tradicional ya no era adecuada para su propósito.

EPC050921-022F04.jpg
EL PENSAMIENTO CRÍTICO, LA CAPACIDAD DE PENSAR DE FORMA INDEPENDIENTE Y PROACTIVA ES ESENCIAL.

El COVID-­19 ha ace­le­ra­do mu­chas ten­den­cias que es­ta­ban la­ten­tes des­de an­tes y ha de­ja­do aún más cla­ro cuán ob­so­le­tos e irre­le­van­tes se han vuel­to al­gu­nos as­pec­tos (¡pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra to­dos los as­pec­tos!) de la edu­ca­ción tra­di­cio­nal.
Es­tas ten­den­cias ace­le­ra­das e im­pul­so­res del cam­bio in­vo­lu­cran una va­rie­dad de fac­to­res in­ter­co­nec­ta­dos: tec­no­lo­gí­a, de­mo­gra­fí­a, cli­ma, mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal y jus­ti­cia/e­qui­dad so­cial, por nom­brar só­lo al­gu­nos.
En po­cas pa­la­bras, es­tas trans­for­ma­cio­nes glo­ba­les que en­fren­tan los alum­nos de hoy, así co­mo to­dos los de­más, es­tán dan­do for­ma a un fu­tu­ro que es des­co­no­ci­do, fluc­tuan­te e im­pre­de­ci­ble. Pe­ro a la ma­yo­ría de los alum­nos de hoy se les en­se­ña a afron­tar es­te fu­tu­ro con me­to­do­lo­gí­as de si­glos an­te­rio­res.
En­ton­ces, ¿có­mo pue­de la edu­ca­ción pre­pa­rar a los alum­nos pa­ra un mun­do así?
Más que na­da, los alum­nos ne­ce­si­tan el co­no­ci­mien­to, las ha­bi­li­da­des y las ac­ti­tu­des que los ayu­da­rán a re­sol­ver de­sa­fí­os co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos. Ade­más del co­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co, ne­ce­si­tan com­pe­ten­cias más am­plias, co­mo el tra­ba­jo en equi­po, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la con­cien­cia so­cial y glo­bal, y las ha­bi­li­da­des de ges­tión del tiem­po y de la vi­da, atri­bu­tos que no se en­se­ñan en la edu­ca­ción tra­di­cio­nal. Pe­ro es­tos atri­bu­tos y com­pe­ten­cias se pue­den en­se­ñar a los alum­nos de to­das las eda­des.
El pen­sa­mien­to crí­ti­co, la ca­pa­ci­dad de pen­sar de for­ma in­de­pen­dien­te y pro­ac­ti­va es esen­cial: ayu­da a los alum­nos a con­ver­tir­se en apren­di­ces de por vi­da. Se pue­de es­ti­mu­lar con una pe­da­go­gía de apren­di­za­je que sea trans­dis­ci­pli­na­ria e in­ter­dis­ci­pli­na­ria.

EPC050921-022F06.jpg


El apren­di­za­je ba­sa­do en la in­ves­ti­ga­ción y los con­cep­tos es­tá en el co­ra­zón mis­mo de nues­tra pe­da­go­gí­a, por­que ani­ma a los alum­nos a ser cu­rio­sos, a iden­ti­fi­car ide­as y so­lu­cio­nes cre­a­ti­vas, a ha­cer co­ne­xio­nes en­tre con­cep­tos y a prac­ti­car el pen­sa­mien­to sis­té­mi­co.
Un mar­co edu­ca­ti­vo, en lu­gar de pla­nes de es­tu­dios pres­crip­ti­vos y de me­mo­ria, ofre­ce tan­to a los pro­fe­so­res co­mo a los alum­nos ex­plo­rar y pro­fun­di­zar las áre­as de es­tu­dio y los in­te­re­ses per­ti­nen­tes pa­ra ellos y sus con­tex­tos. El do­cen­te es im­por­tan­te: los do­cen­tes que es­tán mo­ti­va­dos y son ca­pa­ces de dar for­ma a su prác­ti­ca do­cen­te den­tro de ese mar­co trans­fie­ren su en­tu­sias­mo y com­pro­mi­so con el apren­di­za­je a sus alum­nos y pue­den aco­mo­dar me­jor su prác­ti­ca a las di­fe­ren­tes ap­ti­tu­des e in­te­re­ses de sus cla­ses.
En es­te sen­ti­do, la nue­va es­truc­tu­ra de gru­pos de edad es un en­fo­que bien­ve­ni­do pa­ra abor­dar las eta­pas de de­sa­rro­llo úni­cas de los alum­nos de 3 a 18 años. Los años de la ado­les­cen­cia, por ejem­plo, ven mu­chos cam­bios neu­ro­ló­gi­cos, y los pla­nes de es­tu­dios de­ben in­te­rac­tuar con ca­da eta­pa del de­sa­rro­llo de ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra abor­dar ade­cua­da­men­te las ne­ce­si­da­des per­ti­nen­tes del de­sa­rro­llo y nu­trir el bie­nes­tar de los alum­nos.
La nue­va tec­no­lo­gía abre mu­chas más ví­as pa­ra que los alum­nos ad­quie­ran las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra la pro­fe­sión que de­se­an. Una com­bi­na­ción de ri­gor aca­dé­mi­co y es­tu­dios del mun­do re­al re­la­cio­na­dos con la ca­rre­ra les brin­da­rá ha­bi­li­da­des trans­fe­ri­bles y de por vi­da en co­no­ci­mien­to apli­ca­do, pen­sa­mien­to crí­ti­co, co­mu­ni­ca­ción, co­o­pe­ra­ción, tra­ba­jo en equi­po y par­ti­ci­pa­ción in­ter­cul­tu­ral, cua­li­da­des que son muy bien re­ci­bi­das por los em­ple­a­do­res po­ten­cia­les.
La eva­lua­ción ho­lís­ti­ca y va­ria­da, en lu­gar del exa­men tra­di­cio­nal es­cri­to a ma­no, tam­bién con­tri­bu­ye a me­jo­res re­sul­ta­dos de apren­di­za­je. La eva­lua­ción elec­tró­ni­ca in­no­va­do­ra, los tra­ba­jos de cla­se, los pro­yec­tos per­so­na­les, la mo­no­gra­fí­a, to­dos pue­den ayu­dar a me­dir la ca­pa­ci­dad de los alum­nos pa­ra trans­fe­rir el apren­di­za­je, au­men­tar la al­fa­be­ti­za­ción di­gi­tal y pro­fun­di­zar la com­pren­sión con­cep­tual.
Otro as­pec­to esen­cial, que pa­re­ce ob­vio pe­ro a me­nu­do se su­bes­ti­ma: el éxi­to de cual­quier for­ma de edu­ca­ción de­pen­de de los pro­fe­so­res. Los do­cen­tes ne­ce­si­tan ser nu­tri­dos y de­sa­rro­lla­dos tan­to co­mo los alum­nos. Los pro­fe­so­res siem­pre han si­do re­sis­ten­tes y adap­ta­bles, pe­ro con de­ma­sia­da fre­cuen­cia es­tán atra­pa­dos en un sis­te­ma rí­gi­do de re­qui­si­tos cu­rri­cu­la­res.

DESTA22.jpg


El con­fi­na­mien­to, en di­fe­ren­tes pa­í­ses, es­te úl­ti­mo año ha pues­to de re­lie­ve la adap­ta­bi­li­dad, cre­a­ti­vi­dad y com­pro­mi­so tan­to de pro­fe­so­res co­mo de alum­nos, y de­be­mos se­guir apo­yan­do las nue­vas for­mas de apren­di­za­je y en­se­ñan­za que se han ini­cia­do du­ran­te es­te pe­rí­o­do. En lu­gar de te­mer la pér­di­da de apren­di­za­je, los pa­dres, los co­le­gios y los mi­nis­te­rios de edu­ca­ción por igual de­be­rí­an re­fle­xio­nar y cen­trar­se en fo­men­tar un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo, apo­yar el bie­nes­tar de los do­cen­tes y alum­nos y alen­tar la agen­cia de am­bos.
De es­ta ma­ne­ra, po­dre­mos cre­ar un mun­do en el que tan­tos alum­nos co­mo sea po­si­ble, sin im­por­tar su ori­gen ét­ni­co o so­cial, pue­dan be­ne­fi­ciar­se de una edu­ca­ción que sea ver­da­de­ra­men­te ade­cua­da pa­ra su pro­pó­si­to: edu­ca­ción pa­ra un mun­do me­jor.

Notas Relacionadas