Corrientes  
Min. 12 °CMax. 18 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1072165

Cuatro canillitas murieron en tragedias relacionadas al alcohol

La actividad se convirtió en una profesión de riesgo en 2020, de acuerdo con un informe del sindicato local. Tres hombres y una mujer perdieron la vida luego de quedar involucrados de forma involuntaria en siniestros viales en los que conductores ebrios causaron choques.

La muer­te re­cien­te de Mi­guel Alar­cón, de 62 años, se su­mó a la nó­mi­na de re­par­ti­do­res de dia­rios fa­lle­ci­dos en 2020 a cau­sa de si­nies­tros via­les cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad re­si­de en ter­ce­ros al­co­ho­li­za­dos. El pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Ca­ni­lli­tas de Co­rrien­tes, Luis Or­tiz, pre­ci­só a épo­ca que, en lo que va del año, pe­re­cie­ron cua­tro tra­ba­ja­do­res in­vo­lu­cra­dos en si­nies­tros de trán­si­to en la ciu­dad. To­dos ba­jo un de­no­mi­na­dor co­mún: el con­duc­tor que pro­vo­có la tra­ge­dia es­ta­ba ebrio. La pri­me­ra muer­te ocu­rrió a prin­ci­pios de 2020. Un hom­bre 30 de años, co­no­ci­do co­mo "Ca­re­ta" o "Ba­na­na", fa­lle­ció en la in­ter­sec­ción de las ca­lles San Juan y La­va­lle cuan­do una ca­mio­ne­ta lo arro­lló jun­to a su mo­to­ci­cle­ta. "Des­de pe­que­ño ven­día pe­rió­di­cos", la­men­tó Or­tiz.

LOS REPARTIDORES SE CARACTERIZAN POR MOVILIZARSE DIARIAMENTE EN BICICLETAS Y MOTOS (FOTO ILUSTRATIVA).
LOS REPARTIDORES SE CARACTERIZAN POR MOVILIZARSE DIARIAMENTE EN BICICLETAS Y MOTOS (FOTO ILUSTRATIVA).

- En­ri­que Ri­ve­ro, de 52 años, fa­lle­ció el 17 de abril y se con­vir­tió en la se­gun­da víc­ti­ma lue­go de ser em­bes­ti­do por un ca­mión en el cru­ce de la ave­ni­da Ca­za­do­res Co­rren­ti­nos y Ru­ta Na­cio­nal Nº12, cuan­do se des­pla­za­ba en bi­ci­cle­ta. Do­lo­res Arau­jo, de 69 años, de­jó el mun­do te­rre­nal el 13 de ma­yo lue­go de pro­ta­go­ni­zar un cho­que múl­ti­ple so­bre ave­ni­da Ar­me­nia en­tre Am­bro­set­ti y Bom­pland. "Un con­duc­tor al­co­ho­li­za­do cho­có a un au­to y és­te lue­go una ca­mio­ne­ta que ter­mi­nó por arro­llar a la mu­jer que iba en su bi­ci", re­la­tó. El re­fe­ren­te gre­mial hi­zo fo­co en que "en to­dos los ca­sos se tra­ta­ba de cho­fe­res al­co­ho­li­za­dos y ocu­rrie­ron en dis­tin­tos ho­ra­rios -­dos fue­ron a la no­che y dos a la mañana-­ lo que de­mues­tra que el con­su­mo es­tá pre­sen­te to­dos los dí­as y en ca­da mo­men­to". A la lis­ta de pér­di­das hu­ma­nas re­la­cio­na­das a la pro­fe­sión, se de­ben su­mar al me­nos cua­tro ca­ni­lli­tas que que­da­ron li­sia­dos de por vi­da, lue­go de ser cho­ca­dos en 2019.

Exi­gen más con­tro­les El he­cho de tra­ba­jar en la ca­lle y en­tre el trán­si­to su­po­ne un ries­go la­ten­te pa­ra los re­par­ti­do­res. "Que­re­mos más y me­jo­res con­tro­les y exi­gen­cias a la ho­ra de cir­cu­lar por las ca­lles. Es una si­tua­ción que ve­mos to­dos los dí­as, co­mo se ven­den be­bi­das al­co­hó­li­cas to­da la no­che", ma­ni­fes­tó Or­tiz. Los ca­ni­lli­tas co­mien­zan su jor­na­da la­bo­ral a la ma­dru­ga­da y la con­clu­yen en ho­ras cer­ca­nas al me­dio­dí­a. Un fran­ja ho­ra­ria que se ca­rac­te­ri­za por la pre­sen­cia de con­duc­to­res con al­ta gra­dua­ción al­co­hó­li­ca, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na. "A las per­so­nas que to­man cuan­do con­du­cen se su­mó aho­ra el pro­ble­ma de los de­li­ve­ries. La ma­yo­ría son per­so­nas jó­ve­nes que ma­ne­jan a al­ta ve­lo­ci­dad y, en­tre via­je y via­je, con­su­men be­bi­das", ase­gu­ró el sin­di­ca­lis­ta, en ba­se a su ex­pe­rien­cia por los barrios. "To­dos de­be­mos asu­mir es­ta re­a­li­dad del con­su­mo pro­ble­má­ti­co, pa­ra cam­biar­la. Es­ta gen­te tie­ne que to­mar con­cien­cia de que es­tá ma­ne­jan­do un ar­ma", sen­ten­ció. Des­de el gre­mio, es­pe­ran más con­trol en pun­tos cla­ves de la ciu­dad por par­te de la Po­li­cía y agen­tes de Trán­si­to. Va­le re­cor­dar que Mi­guel Alar­cón mu­rió la ma­dru­ga­da del do­min­go, en la in­ter­sec­ción de ave­ni­da Mai­pú y ca­lle Los Ma­ta­cos. Por el he­cho, un hom­bre y su hi­jo fue­ron de­te­ni­dos tras in­cen­diar el co­che que ha­bría pro­vo­ca­do el de­sen­la­ce fa­tal. La in­ves­ti­ga­ción de la cau­sa arro­jó que am­bos es­ta­ban ebrios (Ver pá­gi­na 12).