Corrientes 19 °C
Min. 14 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1045933

¿La montaña parió un ratoncito?

Van varias semanas en las que llamamos la atención acerca de la delicada situación que los itálicos y los descendientes de italianos de Corrientes están protagonizando (¿sufriendo?).
AUTORES
***
***

Van varias semanas en las que, con el derecho que nos otorga el impulsar desde hace años una actividad reconocida, tendiente a recompactar la dispersa comunidad italiana en la provincia, apuntamos el dedo y llamamos la atención acerca de las responsabilidades que gravan sobre las espaldas y conciencias (¿?) de aquellos que por años y por décadas se han, observando el resultado, dedicado con tenacidad a "centrifugar" los italianos de su natural, hasta el momento, lugar de referencia y participación.

Participar significa hacer parte de algo que alguien más activa y pone en marcha con el fin, precisamente, de generar adhesión y compromiso. Se trata de una actividad compleja, comprometida, y que no siempre produce el resultado que se busca, al contrario, el no hacer nada, la inercia, dolosa o culposa, con total seguridad genera cansancio, alejamiento, indiferencia. De tal manera que, mientras el hacer puede producir actitudes positivas, con matemática seguridad, el no hacer siempre genera la indiferencia y la apatía de la cual venimos hablando.

El sábado pasado, por radio, hablábamos de la responsabilidad positiva que la Società Dante Alighieri puede acreditarse en todo el gran movimiento que agita las aguas del archipiélago italocorrentino en la actualidad. Estamos convencidos de que la cantidad de iniciativas por nosotros creadas y su buena calidad ha contribuido a generar las inquietudes de los varios grupos que están reclamando con energía un radical cambio de la situación. Algunos, por ahí, puede que se estén orientandos a pensar que algunos hechos de las pasadas semanas hayan vuelto inútiles los esfuerzos cumplidos y que, por ende, "la montaña haya parido un ratoncito". Así no es y así no será. Todos podemos estar seguros de que los reclamos y las actividades puestas en movimiento no terminarán hasta conseguir el resultado buscado.

 

foto nota
---

Momento difícil 2:

A veces, parece responder a verdad el mito del "efecto mariposa", según el cual el batir de alas de una mariposa puede producir un huracán a miles de quilómetros de distancia.

No será que la presión puesta en marcha sobre unas maripositas locales haya generado el huracán Corona.

Algunas palabras queremos ofrecer al respecto a la consideración de nuestros amigos lectores. Todos estamos ampliamente informados del drama incipiente que está por caer encima de Italia. Uso la frase "Está por caer" porque lo peor todavía no llegó, lo peor será representado por el derrumbe de la economía del país, por la desaparición (por largo tiempo) del turismo, entre otros.

Las consecuencias del virus corona serán, con todo respeto, más que humanamente, económicamente terribles. No puedo evitar, a pesar de que sirva de poco, indicar la falta de "personalidad" y decisión con las cuales el gobierno enfrentó la emergencia mencionada.

Teníamos detrás nuestro la experiencia China que, con rapidez, determinación y utilización justificada de la autoridad, inmediatamente cercó la zona infectada y, hasta, en el corazón de la misma prohibió a sus ciudadanos el salir de sus casas. Con estas draconianas medidas, la cúspide de la difusión de la enfermedad ha sido del 6% del total de la población.

En Italia, a la semana de la explosión de la enfermedad, ya hay 6 mil enfermos, lo cual representa el 11% de la población. Porcentaje destinado a aumentar.

Estos datos indican con claridad, e ineludiblemente, donde están las responsabilidades de la presente situación (todavía en desarrollo) y de las pesadísimas consecuencias económicas, además de la pérdida de imagen internacional de nuestro país. Nosotros operamos constantemente, con determinación y satisfacción, en "promocionar" y difundir el "sistema Italia" en el medio en el cual vivimos y nos sentimos con todo derecho, por ende, a hacer un llamado a la responsabilidad de quien se propuso para gobernar.

Dos ejemplos: 1) Ante las primeras manifestaciones del virus, el Gobierno italiano hizo un patético llamado a la responsabilidad de los residentes en la única zona afectada hasta el momento, en vez de, mirando al ejemplo chino, inmediatamente cerrar la entrada y la salida de la zona en cuestión, impidiendo así la propagación en toda la península de la enfermedad; 2) Hace muy pocos días, después de semanas, el Gobierno asumió la decisión de cerrar completamente la zona Norte del país, trenes, colectivos y autos incluidos. Por supuesto, la noticia se filtró y la simple voz de esta iniciativa determinó que miles de habitantes de la zona Sur del país, literalmente, se fugaran de Milán amontonados en trenes y colectivos, uno encimado al otro, en el pleno desprecio de las más simples reglas de comportamiento que se usan en estos casos. ¿El resultado? ¡Hoy se proclamaron 15 zonas rojas en el país! Es hora de que alguien asuma la responsabilidad de las cosas mal hechas.

"Italiano di nascita e di costume".

Notas Relacionadas