Corrientes 21 °C
Min. 19 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1036488

Jenaro y Aquiles con el sueño de tener un carnaval inclusivo

Hace tres años empezaron a estudiar lengua de señas para que algún día el objetivo propuesto llegue a ser una realidad. Con la inocencia que los caracteriza, los dos niños de 8 años contaron cómo lo hacen.
EPC070220-009F04.jpg
EN LA COMPARSA IMPERIAL, AQUILES (IZQ.) ES EL LOBITO DE RÍO Y JENARO (DCHA.) EL YACARÉ NEGRO.

Dos hermanos de 8 años se destacan en los corsos capitalinos. Ellos son Jenaro y Aquiles Seimandi Bernárdez y desde muy pequeños demostraron interés por hacer inclusiva una de las manifestaciones culturales más importantes de la provincia. La curiosidad por la lengua de señas se inició a los 5 años cuando estaban imitando al legendario Flaco Cosarinsky y uno de ellos, Aquiles, se preguntó cómo hacen (para entender) los chicos que no escuchan. Las primeras dudas se las sacaron viendo videos por la plataforma YouTube y luego solicitaron a sus padres poder aprender la lengua de señas. En ese camino se encontraron con Alejandro González de la Fundación LS Incluir, su actual profesor, y su madre, Graciela Bernárdez también los acompañó en el aprendizaje.

EPC070220-009F06.jpg
EN LA REDACCIÓN DE época.

Aquiles y Jenaro desfilan en los Corsos Barriales 2020 en la comparsa Imperial cuya temática este año cuenta brevemente la historia de la ciudad a través de personajes como los guaraníes y los conquistadores, los atractivos turísticos, la flora y fauna. En la primera jornada, Jenaro, representando al Yacaré Overo, subió al palco de los conductores invitado por la Verónica Cosarinsky, para decir la célebre frase de su padre "Aquí Corrientes, capital nacional del Carnaval", en lengua de señas. Ambos hermanos se declaran fanáticos de Sapucay y en varias oportunidades participaron como dúo. Este año, Jenaro se tomó un año sabático por una cuestión de horarios - explicó su mamá - y Aquiles es solista representando al Escarabajo. De igual manera, espera el año que viene a su hermano para volver a poner en escena al dúo con el cual llevaron adelante, en otras ocasiones, tatucitos, pastorcitos y sapitos. Durante la entrevista que se hizo en la Redacción del diario se mostraron muy relajados y con entusiasmo al expresarse en lenguaje inclusivo. En ambos corsos y para cada comparsa con la que participan, estos niños adecuan a la lengua de las señas, de qué trata el tema que propone cada formación. Saben que hay niños entre el auditorio que los pudieron ver y de esta manera entendieron lo que cada agrupación propone. Por estas acciones, ambos obtuvieron declaraciones de interés cultural por parte del Instituto de Cultura de la Provincia con los números 1554/19 y 1612/19. Además, este año junto a Marcia Müller, acordeonista entrerriana, se presentaron en la Fiesta del Chamamé. Periodistas de época les dedicaron un espacio para destacar a los dos únicos números artísticos, realizados la noche del primer domingo, que se ocuparon de traducir la letra de las canciones inéditas.

QR9.jpg
En la nota "Inclusión y Chamamé: lengua de señas presente en el Cocomarola", del día 21 de enero de 2020, se señaló que a la intérprete la acompañaron dos niños que cantaron "Mujer de Chamamé" en lengua de señas. Ese tema inédito, cuya autoría pertenece a la misma Marcia, fue traducido por los hermanos Jenaro y Aquiles Seimandi. Los mellizos se destacan también por estudiar otros idiomas como japonés, chino mandarín e inglés certificado por la universidad de Cambridge, informó su madre. También realizan otras actividades como jugar ajedrez y bailar distintos ritmos y géneros musicales de América Latina, sin dejar que las múltiples actividades les robe tiempo para jugar y disfrutar de lo que hacen.

Notas Relacionadas