Corrientes 17 °C
Min. 15 °CMax. 27 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1030547

Las Casas de los Templarios

Un recorrido por la herencia dejada por los Caballeros del Templo en todo el territorio peninsular para rescatar historia.
EPC140120-010F15
***
***

Los tem­pla­rios siem­pre han si­do ob­je­to de cu­rio­si­da­des en el mun­do con­tem­po­rá­ne­o, sa­nas e in­sa­nas. Uno de los pe­o­res ser­vi­cios que se pu­die­ran per­pe­trar con­tra la Or­den del Tem­plo ha si­do, sin al­gu­na du­da, la no­ve­la Dan Brown que dis­tri­bu­yó en el mun­do im­pre­ci­sio­nes y su­per­fi­cia­li­da­des al res­pec­to. El re­la­to de los Tem­pla­rios, ali­men­ta­do por su trá­gi­co fin, es uno de los más di­fun­di­dos en­tre los bus­ca­do­res de mi­tos, le­yen­das y fan­ta­sí­as eso­té­ri­cas. Co­mo to­dos sa­be­mos es­tá ins­ta­la­do un con­cep­to que ha­ría de los Tem­pla­rios una es­pe­cie de an­te­cá­ma­ra pa­ra un mun­do de sor­ti­le­gios, ri­tos (más o me­nos sa­tá­ni­cos) y pre­ma­só­ni­cos. La re­a­li­dad his­tó­ri­ca, la úni­ca sus­ten­ta­ble, nos in­di­ca con ab­so­lu­ta cla­ri­dad el ori­gen y el sen­ti­do de la Or­den: ins­pi­ra­dor, re­dac­tor de la re­gla e im­pul­sor del pri­mer gru­po de Ca­ba­lle­ros de la Or­den del Tem­plo fue San Ber­nar­do de Clair­vaux el cual, ade­más, ben­di­jo su so­bri­no Hu­gues de Payn co­mo el pri­mer ca­pi­tán de la Or­den del Tem­plo. To­dos sa­be­mos có­mo San Ber­nar­do es el úl­ti­mo de los Pa­dres de la Igle­sia, lo cual ten­dría que de­fi­nir con bas­tan­te cla­ri­dad, que las ac­ti­vi­da­des de la Or­den del Tem­plo nun­ca ten­drí­an que hi­po­ti­zar­se en con­tra de la igle­sia mis­ma. Los años en los cua­les la Or­den del Tem­plo co­mien­za a ope­rar son tam­bién los años de las pri­me­ras Cru­za­das en Tie­rra San­ta. El fin de los Tem­pla­rios era, pre­ci­sa­men­te, el de acom­pa­ñar y pro­te­ger los pe­re­gri­nos en su ca­mi­no ha­cia Je­ru­sa­lén.

EPC140120-010F12
CASTEL DEL MONTEHOMEIM.
CASTEL DEL MONTEHOMEIM.

A lo lar­go de los si­glos lo­gra­ron con­ver­tir­se en una re­a­li­dad po­lí­ti­ca im­por­tan­tí­si­ma. Trans­for­mán­do­se, gra­cias a los fa­vo­res pa­pa­les, en un ver­da­de­ro po­der, po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo to­tal­men­te au­tó­no­mo en los te­rri­to­rios que nos con­du­cí­an des­de Pa­rís has­ta Je­ru­sa­lén, a Tie­rra San­ta. Lo cual fue, cla­ra­men­te, el mo­ti­vo de su trá­gi­co fin. La Or­den del Tem­plo, pa­ra cum­plir con su Mi­sión Ori­gi­nal cons­tru­yó un sin­fín de re­fu­gios, ca­sas, cas­ti­llos y hos­pi­ta­les en to­dos los te­rri­to­rios re­co­rri­dos por los pe­re­gri­nos en su ca­mi­no a Je­ru­sa­lén. Hoy pro­po­ne­mos un dis­tin­to mo­ti­vo ins­pi­ra­dor pa­ra un via­je a Ita­lia: la vi­si­ta de las nu­me­ro­sas es­truc­tu­ras exis­ten­tes en el te­rri­to­rio ita­lia­no, cons­trui­das por los Tem­pla­rios en aras de cum­pli­men­tar con su man­da­to. Pro­po­ne­mos al­gu­na de ellas de Nor­te a Sur: 1-­ Cas­tel del Mon­te, An­dria (Pu­glia): es un edi­fi­cio cons­trui­do con fi­nes de paz, ins­pi­ra­do por el nú­me­ro ocho, nú­me­ro per­fec­to pa­ra la Or­den de los Ca­ba­lle­ros Tem­pla­rios. 2-­ San­ta Pru­den­zia­na en Nar­ni (Ter­ni): hay sig­nos in­con­fun­di­bles en la en­tra­da de la igle­sia, con sus 30 me­tros de cam­pa­na­rio. Es un sím­bo­lo de la his­to­ria tem­pla­ria, en par­ti­cu­lar la ven­ta­na, en for­ma de cruz mal­te­sa. 3-­ Cas­tel­mez­za­no, Po­ten­za: es un pue­blo en­ca­ra­ma­do en­tre las agu­jas de los Do­lo­mi­tas de Lu­ca­nia, la ciu­dad era una man­sión tem­pla­ria, ho­gar de los ca­ba­lle­ros. 4-­ Va­ra­no de Me­le­ga­ri, Par­ma: mu­chas le­yen­das ha­blan de la his­to­ria del bap­tis­te­rio oc­to­go­nal del Pie­ve. 5-­ Ca­me­ra­no, An­co­na: en el edi­fi­cio de la fa­mi­lia Trion­fi hay un sis­te­ma sub­te­rrá­neo con una cue­va y un tem­plo cir­cu­lar. 6-­ Cas­te­llo de­lla­Rot­ta en Mon­ca­lie­ri, Tu­rín: el cas­ti­llo era pro­pie­dad de la or­den al­re­de­dor del año 1100 dC, pa­re­ce pro­te­ger los ves­ti­gios de un ca­ba­lle­ro cru­za­do que fue en­te­rra­do aquí con su ca­ba­llo. 7-­ Cue­vas de Osi­mo, An­co­na: el sub­sue­lo de la ciu­dad de Osi­mo es­tá atra­ve­sa­do por una den­sa red de tú­ne­les y en­tor­nos sub­te­rrá­ne­os ex­ca­va­dos en va­rios ni­ve­les, que ha­cen de es­te lu­gar un lu­gar de mis­te­rios.

Los problemas mundiales del 2020

FIRMA
***
***

Si­tua­ción de La­ti­no­á­me­ri­ca. El con­ti­nen­te en el que vi­vi­mos co­mo to­dos sa­be­mos, su­fre un mo­men­to his­tó­ri­co de par­ti­cu­lar tur­bu­len­cia. Va­rios de los pa­í­ses que lo in­te­gran pa­de­cen mo­men­tos de par­ti­cu­lar ten­sión so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Al­gu­nos de ellos des­de ha­ce años (Ve­ne­zue­la) otros (Chi­le) des­de ha­ce muy po­co tiem­po. Orien­te Me­dio. La zo­na ge­o­grá­fi­ca a la cual nos es­ta­mos re­fi­rien­do es, des­de que la hu­ma­ni­dad re­dac­ta su his­to­ria de al­gu­na ma­ne­ra, una de las más ines­ta­bles del pla­ne­ta. Des­de el tiem­po de los Su­me­rios has­ta la ac­tua­li­dad de los Chii­tas y Kur­dos. Áfri­ca Me­di­te­rrá­ne­a. Los pa­í­ses que cons­ti­tu­yen la fron­te­ra Nor­te del con­ti­nen­te afri­ca­no, des­de el sue­ño de la pri­ma­ve­ra ára­be, pa­de­cen una si­tua­ción de con­flic­ti­vi­dad e ines­ta­bi­li­dad in­ter­na que es ame­na­zan­te pa­ra to­da Eu­ro­pa. Rei­no Uni­do y la Bre­xit. Des­de ha­ce dos años, in­cre­í­ble­men­te, la or­de­na­da, pro­li­ja, or­ga­ni­za­da Gran Bre­ta­ña se en­cuen­tra en el me­dio de un ver­da­de­ro tor­na­do po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co (la co­no­ci­da Bre­xit) que ine­vi­ta­ble­men­te pro­du­ci­rá nue­vos equi­li­brios en su re­la­ción con Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Hong Kong. El con­flic­to que vi­ve la ciu­dad au­tó­no­ma de Hong Kong des­de el co­mien­zo de 2019, no pa­re­ce te­ner pun­to fi­nal, al con­tra­rio el ni­vel de ten­sión se ele­va se­ma­na tras se­ma­na y na­die se atre­ve a pen­sar cuál po­dría ser el de­sem­bo­que fi­nal de es­te en­fren­ta­mien­to. Co­rea del Nor­te. A pe­sar de que en es­te mo­men­to la cues­tión Nord Co­re­a­na pa­re­ce­ría es­tar re­le­ga­da a un se­gun­do pla­no, to­dos per­ci­bi­mos su ac­tua­li­dad y pe­li­gro­si­dad. No obs­tan­te las "dis­trac­cio­nes" ha­cia las cua­les nos con­du­ce en es­te mo­men­to a otras áre­as del mun­do. En­fren­ta­mien­to co­mer­cial Chi­na y USA. Vi­vi­mos, no­so­tros pro­ta­go­nis­tas obli­ga­dos, con ab­so­lu­ta per­cep­ción de su pe­li­gro­si­dad, los vai­ve­nes de la gue­rra co­mer­cial en­tre los dos gi­gan­tes de la eco­no­mía mun­dial. No es ne­ce­sa­rio de­te­ner­nos de más en es­te pun­to pa­ra trans­mi­tir el de­sas­tre eco­nó­mi­co y so­cial que mun­dial­men­te pro­vo­ca­ría el pro­fun­di­zar­se el con­flic­to. Sin em­bar­go, en es­tas úl­ti­mas ho­ras nos in­for­man del "pro­ble­ma de los pro­ble­mas": la mi­gra­ción, la mu­dan­za en la par­te Nor­te del Con­ti­nen­te Ame­ri­ca­no de Harry y Me­gan. Sin nin­gu­na du­da, "el pro­ble­ma de los pro­ble­mas" con­si­de­ran­do la can­ti­dad de ho­ras y de es­pa­cio que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán re­ser­van­do a la cues­tión.

Notas Relacionadas