Corrientes 25 °C
Min. 18 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1029959

Haití dominada por la pobreza a diez años del terremoto arrasador

Poco cambió la situación de las víctimas del sismo que destrozó Puerto Príncipe hace una década. El país sigue sumido en la pobreza, la debilidad institucional y la corrupción.
LAS SECUELAS DE LA TRAGEDIA NO SE BORRARON.
LAS SECUELAS DE LA TRAGEDIA NO SE BORRARON.

El 12 de ene­ro de 2010, po­co an­tes de las 17, Puer­to Prín­ci­pe su­frió un sis­mo con epi­cen­tro a 15 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia que des­tru­yó gran par­te de su su­per­fi­cie. Na­da cam­bió des­de ese en­ton­ces, el pa­ís si­gue su­mer­gi­do en la po­bre­za y la ano­mia. Aún hoy, unas 34.000 per­so­nas, se­gún cál­cu­los de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de las Mi­gra­cio­nes (OIM), si­guen vi­vien­do en una si­tua­ción si­mi­lar a la de una dé­ca­da atrás. En­tre 4.000 y 7.000 per­so­nas su­frie­ron am­pu­ta­cio­nes des­pués del te­rre­mo­to, de en­tre los más de 350.000 he­ri­dos re­gis­tra­dos, y la ma­yo­ría de ellos su­fre dis­cri­mi­na­ción, la di­fi­cul­tad de ac­ce­so a los ser­vi­cios bá­si­cos y al mer­ca­do de em­ple­o. Cer­ca de 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas se que­da­ron sin ho­gar y fue­ron alo­ja­das en unos 1.500 asen­ta­mien­tos tem­po­ra­les, en­tre ellos el gi­gan­tes­co cam­pa­men­to Champ de Mars, fren­te al Pa­la­cio Na­cio­nal, que tar­dó más de dos años en ser des­man­te­la­do. Al me­nos 11.581 mi­llo­nes de dó­la­res fue­ron ca­na­li­za­dos en 2.552 pro­yec­tos de re­cons­truc­ción. Los fon­dos ges­tio­na­dos a tra­vés de las ONG fue­ron in­cal­cu­la­bles, in­con­tro­la­dos y, en mu­chos ca­sos, mal ges­tio­na­dos. El po­li­tó­lo­go Je­an Ro­nald Jo­seph, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Hai­tí, di­jo a la agen­cia de no­ti­cias EFE que "la ges­tión del sis­mo por el Go­bier­no en esa épo­ca y tam­bién por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal fue un de­sas­tre. Se de­sa­rro­lló un ne­go­cio hu­ma­ni­ta­rio y se ro­ba­ron un mon­tón de pla­ta". Hai­tí tam­bién su­frió una gra­ve epi­de­mia de có­le­ra, im­por­ta­da en 2010 por los cas­cos azu­les de Ne­pal, que in­fec­tó a 520.000 per­so­nas y cau­só la muer­te de por lo me­nos 7.000. Hai­tí era y si­gue sien­do el pa­ís más po­bre­de Amé­ri­ca. En los úl­ti­mos diez años el PIB per cá­pi­ta ha me­jo­ra­do li­ge­ra­men­te, pa­san­do de 662 dó­la­res a 765. Sin em­bar­go, el por­cen­ta­je de la po­bla­ción que vi­ve con me­nos de dos dó­la­res al día si­gue es­ta­ble por en­ci­ma del 60%, y el ries­go de pa­de­cer ham­bre es­tá en au­men­to por las cri­sis, las ma­las co­se­chas y la in­fla­ción. La ONU cal­cu­la que 3,7 mi­llo­nes de hai­tia­nos, en una po­bla­ción de cer­ca de 10,5 mi­llo­nes, pa­de­ce in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, y un quin­to de la po­bla­ción, cer­ca de dos mi­llo­nes de per­so­nas, se ha vis­to for­za­do a emi­grar. El pa­ís vi­vió cons­tan­tes pro­tes­tas vio­len­tas en­tre sep­tiem­bre y no­viem­bre que pa­ra­li­za­ron prác­ti­ca­men­te to­das las ac­ti­vi­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das del pa­ís.

Tras las réplicas de sismos de 5,9 grados en Puerto Rico

LOS TEMBLORES ACOSAN A LOS BORICUAS.
LOS TEMBLORES ACOSAN A LOS BORICUAS.

Un nue­vo sis­mo, es­ta vez de 5,9 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter, sa­cu­dió ayer a Puer­to Ri­co, que des­de la tar­de del vier­nes re­gis­tra ré­pli­cas de di­fe­ren­te in­ten­si­dad co­mo con­se­cuen­cia del te­rre­mo­to de 6,4 que gol­peó la is­la el pa­sa­do mar­tes y cau­só una muer­te y la eva­cua­ción de cer­ca de dos mil per­so­nas. La Red Sís­mi­ca de Puer­to Ri­co in­for­mó que el sis­mo tu­vo su epi­cen­tro en­tre en­tre la la­ti­tud 17,937 y la lon­gi­tud -­66,717 a una pro­fun­di­dad de 32 ki­ló­me­tros, a 14,8 ki­ló­me­tros al Sur de Pe­ñue­las, y a es­te le si­guie­ron cua­tro ré­pli­cas, dos de las cua­les fue­ron muy in­ten­sas su­pe­ran­do los cua­tro gra­dos de mag­ni­tud. Asi­mis­mo, el or­ga­nis­mo ase­gu­ró que no hay avi­so, ad­ver­ten­cia o vi­gi­lan­cia de tsu­na­mi pa­ra el pa­ís e Is­las Vír­ge­nes por el mo­men­to. El mar­tes pa­sa­do un fuer­te te­rre­mo­to de 6,4 gra­dos sa­cu­dió a Puer­to Ri­co y pro­vo­có la muer­te de un hom­bre de 73 años, la eva­cua­ción de 2.000 per­so­nas, nu­me­ro­sos da­ños ma­te­ria­les y el cor­te de ener­gía eléc­tri­ca en to­da la is­la ca­ri­be­ña por más de 24 ho­ras. Tras ese pri­mer sis­mo se re­gis­tra­ron de­ce­nas de ré­pli­cas, que des­de el vier­nes a la tar­de se in­cre­men­ta­ron en fre­cuen­cia y en mag­ni­tud lo que man­tie­ne en vi­lo a la po­bla­ción, en es­pe­cial en los mu­ni­ci­pios del Su­ro­es­te del te­rri­to­rio ca­ri­be­ño, don­de cre­ce el te­mor an­te la con­ti­nui­dad de los tem­blo­res. Se­gún da­tos del or­ga­nis­mo, la ré­pli­ca más des­ta­ca­da se re­gis­tró ayer a las 18:30 ho­ra lo­cal (19:30 de ar­gen­ti­na) con una mag­ni­tud 5,2 que se sin­tió en to­do Puer­to Ri­co, lo que ge­ne­ró gran so­bre­sal­to en­tre la po­bla­ción, se­gún in­for­mó la agen­cia EFE. Tam­bién se re­gis­tró un tem­blor con epi­cen­tro a 7,04 ki­ló­me­tros al Sur de Gua­ya­ni­lla con una mag­ni­tud de 4,8, y otro de 4 gra­dos, es­te úl­ti­mo a una pro­fun­di­dad de 7 ki­ló­me­tros y a 13 ki­ló­me­tros al Su­res­te de Gua­ya­ni­lla.