Corrientes 29 °C
Min. 22 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1014521

Vaz Torres: "Vamos a darle una oportunidad al presidente electo"

El exministro de Hacienda y senador que asumirá su cargo en un mes, bregó para que no exista discriminación hacia Corrientes en el mandato de Alberto Fernández. Relató que trabaja en un proyecto de jerarquización de la DPEC y criticó al peronismo.

En un mes, Jo­sé En­ri­que Vaz To­rres de­be­rá asu­mir su ban­ca co­mo se­na­dor de la pro­vin­cia por el fren­te go­ber­nan­te En­cuen­tro por Co­rrien­tes (E­CO). Es­ta se­ma­na, re­ci­bió a épo­ca en una en­tre­vis­ta en la que ha­bló de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca na­cio­nal y pro­vin­cial. "Va­mos a dar­le una opor­tu­ni­dad al pre­si­den­te elec­to pa­ra que ha­ga las co­sas bien", ex­pre­só, a la vez que se mos­tró con­fia­do en que no re­pi­ta la his­to­ria de "dis­cri­mi­na­ción" ha­cia la pro­vin­cia que ejer­ció Cris­ti­na Kirch­ner. Vaz To­rres na­ció en Go­ber­na­dor Vi­ra­so­ro, lo­ca­li­dad en la que fue, pri­me­ro, con­ven­cio­nal pa­ra la re­for­ma de la Car­ta Or­gá­ni­ca y lue­go, con­ce­jal en dos pe­rí­o­dos. Es con­ta­dor, afi­lia­do a la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal y fue Mi­nis­tro de Ha­cien­da y Fi­nan­zas de las tres ges­tio­nes de Ri­car­do Co­lom­bi. Res­pec­to a su rol co­mo le­gis­la­dor, ade­lan­tó que tra­ba­ja en un pro­yec­to vin­cu­la­do a la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Ener­gía de Co­rrien­tes (DPEC), pa­ra dar­le un ran­go di­fe­ren­te al ac­tual. "Se pue­de se­guir el ca­mi­no que hoy tie­ne al Ban­co de Co­rrien­tes co­mo un em­ble­ma de sol­ven­cia y ad­mi­nis­tra­ción, cuan­do no­so­tros asu­mi­mos en 2001, es­ta­ba que­bra­do".

VAZ TORRES FUE MINISTRO EN TRES MANDATOS DE RICARDO COLOMBI.

¿Có­mo vi­sua­li­za que se­rá la re­la­ción de Co­rrien­tes con el nue­vo Go­bier­no Na­cio­nal? Re­cuer­do la eta­pa en la que nos dis­cri­mi­na­ron y la so­lu­ción es­tu­vo en Co­rrien­tes, no nos pu­die­ron pa­sar por arri­ba. La vi­sión de la en­ton­ces pre­si­den­te era no ve­nir, por­que no nos quie­re por el co­lor po­lí­ti­co, pe­ro el va­lor y la hi­dal­guía del pue­blo co­rren­ti­no no per­mi­ten co­sas ra­ras. Ve­re­mos qué ocu­rre en los dos años ve­ni­de­ros; sin ha­cer un jui­cio de va­lor con una per­so­na que aún no es­tá en el po­der. Va­mos a dar­le una opor­tu­ni­dad al pre­si­den­te elec­to pa­ra que ha­ga las co­sas bien. Oja­lá no co­me­ta los erro­res que tu­vo la ex­pre­si­den­te y aho­ra vi­ce­pre­si­den­te Cris­ti­na Fer­nán­dez.

¿En­ton­ces, us­ted cree que la dis­cri­mi­na­ción a Co­rrien­tes pue­de vol­ver? Es­pe­ro que no, pre­ten­do que se adop­te la re­gla de la co­rrec­ción de las asi­me­trí­as, que fue ex­pli­ci­ta­da por es­te go­bier­no co­mo el Plan Bel­gra­no; un fe­nó­me­no en el que las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios es­tán me­jor que la Na­ción. En 2001, to­do es­ta­ba mal. Hoy, la ma­cro­e­co­no­mía tie­ne gra­ves pro­ble­mas, pe­ro las pro­vin­cias tie­nen otro es­ce­na­rio. La cla­se po­lí­ti­ca no se sen­tó a dis­cu­tir una nue­va Ley de Co­par­ti­ci­pa­ción y ter­mi­nó re­ca­yen­do en un fa­llo ju­di­cial y una de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal de en­tre­gar el 15% a las pro­vin­cias. Los mu­ni­ci­pios ge­ne­ra­ron me­jo­res ges­tio­nes, y un vín­cu­lo ins­ti­tu­cio­nal con la Pro­vin­cia.

¿En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, la pro­vin­cia se man­tie­ne equi­li­bra­da? La pro­vin­cia, si si­gue es­tan­do bien ad­mi­nis­tra­da, no de­be­ría te­ner nin­gún ti­po de alar­mas aun­que cam­bie el sig­no na­cio­nal, con to­dos los pro­ble­mas que exis­ten. Por eso, es­pe­ra­mos que se cum­pla con lo que nos per­te­ne­ce, co­mo las re­ga­lí­as, que la obra pú­bli­ca no se de­ten­ga. Si a los co­rren­ti­nos nos si­gue yen­do me­jor, van a se­guir vo­tan­do a quien ha­ce bien las co­sas, acá y allá. Hay que con­fiar en la de­ci­sión del pue­blo.

¿Cuál se­rá su apor­te des­de la Le­gis­la­tu­ra? Creo que el tra­ba­jo en equi­po, a tra­vés del con­sen­so y el diá­lo­go. La ta­rea le­gis­la­ti­va im­pli­ca mu­chos asun­tos pen­dien­tes, que de­be­re­mos de­ba­tir fuer­te­men­te. El sis­te­ma pre­vi­sio­nal y las di­fi­cul­ta­des con los ser­vi­cios del Es­ta­do. Es­toy tra­ba­jan­do en una nor­ma le­gal que pre­ten­de dar so­lu­cio­nes ju­rí­di­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y fi­nan­cie­ras a vie­jos pro­ble­mas de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Ener­gía de Co­rrien­tes (DPEC).

¿De qué se tra­ta ese pro­yec­to? Se en­mar­ca en el eje de la mo­der­ni­za­ción pro­mo­vi­do por el go­ber­na­dor Val­dés, y un es­ta­do más efi­cien­te y nor­mas más ági­les. Los ser­vi­cios tie­nen una con­tra­par­te que es el ciu­da­da­no. La re­gu­la­ción es un mé­to­do que le pue­de dar ce­le­ri­dad a la pres­ta­ción del ser­vi­cio con nue­vas tec­no­lo­gí­as. Tra­ba­jo con la idea de que la DPEC no sea una Di­rec­ción, si­no una em­pre­sa del Es­ta­do. Al ser una di­rec­ción, de­be se­guir trá­mi­tes y tra­ba­jar con ex­pe­dien­tes que ha­cen mu­cho más en­go­rro­sa la ta­re­a, en al­gu­nos ca­sos, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes in­me­dia­tas. No só­lo com­pli­ca a los em­ple­a­dos, si­no a quien la con­du­ce y al usua­rio.

¿Su ta­rea co­mo in­ter­ven­tor del or­ga­nis­mo lo lle­vó a con­si­de­rar es­te te­ma co­mo al­go prio­ri­ta­rio? Sin du­das, por­que em­pe­za­mos a pro­fun­di­zar el tra­ba­jo con­jun­to con el sin­di­ca­to de Luz y Fuer­za, sur­gie­ron co­sas muy va­lio­sas que ge­ne­ra­ron cam­bios con­tun­den­tes que se re­fle­ja­ron en una me­jo­ra del ser­vi­cio. El fan­tas­ma de TRANS­NEA fue sub­sa­na­do por es­te go­bier­no na­cio­nal. Por eso, el nue­vo pre­si­den­te no va a po­der des­co­no­cer los lo­gros de Co­rrien­tes ni lo que nos co­rres­pon­de, cual­quier fa­vo­ri­tis­mo o in­cli­na­ción de la ba­lan­za por co­lor po­lí­ti­co va ser muy evi­den­te.

En va­rias opor­tu­ni­da­des pu­so de ejem­plo al Ban­co de Co­rrien­tes co­mo sím­bo­lo de una ad­mi­nis­tra­ción co­rrec­ta ¿A qué se de­be? Que­re­mos una DPEC tan efi­cien­te co­mo lo es el Ban­co de Co­rrien­tes que, en 2001, cuan­do asu­mi­mos, es­ta­ba que­bra­do y tu­vi­mos que po­ner 6.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra sa­car a flo­te a la en­ti­dad, es de­cir, ca­si una nó­mi­na sa­la­rial. El ban­co era del Es­ta­do, pe­ro es­te le de­bí­a, es­ta­ba en una car­pe­ta de li­qui­da­cio­nes. En esos tiem­pos se per­dió el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio de 9 de ju­lio y San Juan, don­de hoy fun­cio­na el Po­der Ju­di­cial. Y mi­ren aho­ra el Cen­tro Ad­mi­nis­tra­ti­vo en el ba­rrio San Be­ni­to que al­ber­ga­rá al Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial (IPS) y al Ins­ti­tu­to de la Obra So­cial de Co­rrien­tes (IOS­COR). Es de­cir, el sis­te­ma de sa­lud y el sis­te­ma ju­bi­la­to­rio de los co­rren­ti­nos, en edi­fi­cios mo­der­nos, jun­to a la ins­ti­tu­ción más sol­ven­te que tie­ne el Es­ta­do, to­do un em­ble­ma de lo que pu­di­mos lo­grar los co­rren­ti­nos. --

¿Có­mo pre­sa­gia los de­ba­tes con Mar­tín Ba­rrio­nue­vo? Una co­sa es el de­ba­te pú­bli­co, la­men­ta­ble­men­te, pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas po­lí­ti­cas de un es­ti­lo de exal­ta­ción, en el Se­na­do no exis­te ese es­ce­na­rio, el me­ca­nis­mo de tra­ba­jo es di­fe­ren­te. En Di­pu­ta­dos, el de­ba­te fuer­te sí cae en el re­cin­to; en el Se­na­do, son acuer­dos pre­vios. Mar­tín es di­pu­ta­do y ven­drá con ese es­ti­lo, pe­ro acá no se dis­cu­te, si­no que se va al re­cin­to con un con­sen­so pa­ra ar­gu­men­tar sin ma­yo­res so­bre­sal­tos. Co­mo ocu­rrió es­ta se­ma­na con la re­for­ma del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal. A mí me gus­ta ha­cer pú­bli­cas las cues­tio­nes y los he­chos con­cre­tos, no me in­te­re­sa la fo­to, ni la exal­ta­ción o la es­pec­ta­cu­la­ri­dad.

El fu­tu­ro de Cam­bie­mos

¿Ma­cri re­cién em­pe­zó a ha­cer po­lí­ti­ca des­pués de las Pri­ma­rias con las mar­chas Sí, se Pue­de? Son pro­ce­sos que no le per­te­ne­cen a na­die, la so­cie­dad en su con­jun­to adop­ta mo­de­los, dis­tin­gue lí­de­res; al­gu­nos son na­tu­ra­les, otros ins­ti­tu­cio­na­les. El que sur­ge de un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co li­de­ra una im­pron­ta que de­ja mar­cas. Va a pa­sar un buen tiem­po, co­mo su­ce­dió con Al­fon­sín, pa­ra que la so­cie­dad se dé cuen­ta de que los con­te­ni­dos son más im­por­tan­tes que la exal­ta­ción. Es­ta­mos en­fren­ta­dos, en­tre el gri­to y lo exul­tan­te, fren­te a la éti­ca y los va­lo­res.

¿Grie­ta ide­o­ló­gi­ca o so­la­men­te de es­ti­los? Lo de las ide­o­lo­gí­as ya que­dó an­ti­guo. Mu­chos par­ti­dos ana­li­zan si se po­si­cio­nan mas a la iz­quier­da o a la de­re­cha, pe­ro só­lo co­mo opor­tu­nis­mo elec­to­ral; de ba­se no hay na­da. Yo creo que los pro­ble­mas ar­gen­ti­nos son mu­cho más pro­fun­dos que la cos­mé­ti­ca que le es­tá dan­do el pre­si­den­te elec­to. Si­tua­ción de Es­ta­do con mu­chos par­ti­ci­pan­tes. Va a ha­ber una opo­si­ción mar­ca­da de es­ti­los de vi­da, con más o me­nos ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Al­ber­to no pue­de sa­car­se de en­ci­ma a quie­nes le per­mi­tie­ron lle­gar al po­der (en re­fe­ren­cia a Cris­ti­na Fer­nán­dez). El po­der lo os­ten­ta Al­ber­to, pe­ro la au­to­ri­dad se cons­tru­ye, y de­pen­de del ni­vel de res­pe­to que se al­can­za. Nos gus­te o no, pe­ro Ni­co­lás Ma­du­ro man­tu­vo su li­de­raz­go con un cri­te­rio con el que ejer­ce el po­der, y par­te de la po­bla­ción lo res­pal­da. En Co­rrien­tes, el es­ce­na­rio elec­to­ral fue muy di­fe­ren­te en­tre ju­nio, agos­to y oc­tu­bre. ¿A qué res­pon­de es­te fe­nó­me­no? Es una pre­gun­ta re­cu­rren­te: ¿Qué pa­só en Co­rrien­tes?, don­de en la elec­ción a le­gis­la­do­res re­sul­té elec­to y hay una pre­fe­ren­cia mar­ca­da por ECO -­de cin­co se­na­do­res, cua­tro in­gre­sa­rán por nues­tro espacio-­, y des­pués, en una elec­ción na­cio­nal, la pre­fe­ren­cia fue otra. Se de­be pen­sar en es­tas co­sas in­flui­das por el es­ta­do ge­ne­ral de la eco­no­mí­a. El co­rren­ti­no vo­ta di­fe­ren­te a par­tir de la cues­tión eco­nó­mi­ca. Al­gu­nos di­cen que hu­bo di­ri­gen­tes que no se mo­vie­ron en la cam­pa­ña y no tu­vie­ron di­ná­mi­ca den­tro de la alian­za, pe­ro son anéc­do­tas.

¿Por qué ECO si­gue te­nien­do ese res­pal­do en las ur­nas? En mi cam­pa­ña, ha­cia pié en es­te ca­pi­tal que te­ne­mos los co­rren­ti­nos que es la cons­truc­ción de la go­ber­na­bi­li­dad, es­te vín­cu­lo en­tre la ciu­da­da­ní­a, el po­der pú­bli­co y la ges­tión pri­va­da. Es lo que más te­ne­mos que cui­dar. Es al­go que se lo­gró tras la rup­tu­ra so­cial de 2001, que fue cuan­do yo me in­mis­cuí en la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca. En ese mo­men­to, exis­tía mu­cha des­con­fian­za; ima­gi­nen tres me­ses de atra­so sa­la­rial, el 60% del suel­do abo­na­do en cua­si­mo­ne­das, 2.500 mi­llo­nes de deu­da do­la­ri­za­da y una so­cie­dad ab­so­lu­ta­men­te ro­ta, con 17 in­ter­ven­cio­nes fe­de­ra­les en su ha­ber -­que tra­ba­já­ba­mos pa­ra que sea la última-­.

Cuán­do ha­bla de te­mas pen­dien­tes de ges­tión, ¿tam­bién in­clu­ye los ni­ve­les de po­bre­za? La po­bre­za es un te­ma que exis­te en Co­rrien­tes, pe­ro ha­blar de ella sim­pli­fi­cán­do­la en la fal­ta de ali­men­tos es un error; es brin­dar ser­vi­cios y con­di­cio­nes dig­nas. Aquí, te­ne­mos un Es­ta­do que da res­pues­tas, en cam­bio, en el co­nur­ba­no bo­na­e­ren­se, quie­nes dan res­pues­tas son los lí­de­res nar­cos, no los di­ri­gen­tes. Aquí, po­de­mos pe­le­ar­la jun­to a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les e in­ter­me­dias. So­mos me­nos per­me­a­bles a es­tos fe­nó­me­nos gra­ví­si­mos del de­li­to.

"El peronismo es un movimiento pendular"

Vaz To­rres, al ini­cio de la char­la, re­cor­dó a su pa­dre, quien le re­ga­ló dos li­bros de Jo­sé In­ge­nie­ros, en­tre ellos "El Hom­bre Me­dio­cre", que, "sin du­das, me mar­ca­ron pa­ra en­ten­der la di­ná­mi­ca de la so­cie­dad". Ese fue el dis­pa­ra­dor pa­ra re­a­li­zar un aná­li­sis pro­fun­do res­pec­to al sin­di­ca­lis­mo y al pe­ro­nis­mo.

"Pe­rón des­po­bló la ma­no de obra del cam­po y nu­cleó a los tra­ba­ja­do­res al­re­de­dor de los puer­tos. Ese es el co­lec­ti­vo so­cial que ge­ne­ró la pri­me­ra gran asi­me­tría del pa­ís. De­ci­die­ron co­lo­car a la fuer­za gre­mial a ad­mi­nis­trar re­cur­sos que es­tán re­ser­va­dos pa­ra el em­pre­sa­ria­do, pa­ra quien in­vier­te o, in­clu­so, pa­ra el Es­ta­do; se usó esa ma­sa crí­ti­ca pa­ra, con la ex­cu­sa de la jus­ti­cia so­cial, ejer­cer un po­der des­me­di­do que has­ta hoy no se pue­de co­rre­gir. Los de­re­chos hay que otor­gar­los, pe­ro las nor­mas la­bo­ra­les de­ben ser re­vi­sa­das. El ra­di­ca­lis­mo, en cam­bio, siem­pre fue una fuer­za vin­cu­la­da a pro­ce­sos cul­tu­ra­les, al de­ba­te ins­ti­tu­cio­nal, al res­pe­to al de­re­cho", com­pa­ró.

¿Y Al­ber­to Fer­nán­dez se­rá más un es­ti­lo Me­nem o Kirch­ner? No lo sa­be­mos. El pe­ro­nis­mo es un mo­vi­mien­to pen­du­lar; mi­re­mos lo que hi­zo Me­nem, por eso des­cri­bo su ori­gen y su his­to­ria. El hom­bre sím­bo­lo del jus­ti­cia­lis­mo, Juan Pe­rón, vi­no de la de­re­cha y ba­jó por iz­quier­da tras su exi­lio, pe­ro en Ezei­za la des­co­no­ce, y ter­mi­na apa­ñan­do a la Tri­ple A, que era de ex­tre­ma de­re­cha. Yo siem­pre sos­tu­ve que el kirch­ne­ris­mo se va a es­tu­diar des­de lo po­li­cial y la Jus­ti­cia. Pe­ro aho­ra, pa­re­ce que no eran de­lin­cuen­tes. Es mu­cho el des­cré­di­to ha­cia los me­dios y la jus­ti­cia por par­te de la so­cie­dad, y eso es muy per­ver­so. Hoy ya no sa­be­mos qué es cier­to y qué no.