Corrientes 19 °C
Min. 17 °CMax. 21 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1006576

Persecución peligrosa

Una pa­re­ja de mo­to­cho­rros fue per­se­gui­da en ho­ras de la no­che, en la ciu­dad de Co­rrien­tes, por agen­tes po­li­cia­les que ac­tua­ron tras ser aler­ta­dos de un arre­ba­to co­me­ti­do por los mal­vi­vien­tes.

Si bien lo ro­ba­do no fue re­cu­pe­ra­do, al me­nos fue se­cues­tra­da la mo­to de los de­lin­cuen­tes, quie­nes la aban­do­na­ron pa­ra evi­tar su arres­to.

-- Al­re­de­dor de las 22 del mar­tes, una mu­jer fue víc­ti­ma del arre­ba­to de su ce­lu­lar cuan­do se en­con­tra­ba en una ham­bur­gue­se­ría ubi­ca­da por ca­lle Las Pie­dras. Es­to fue ad­ver­ti­do por un ciu­da­da­no que, rá­pi­da­men­te, lla­mó a la Po­li­cía y aler­tó del ro­bo. Se­gún se in­di­có, los mo­to­cho­rros iban a bor­do de una Hon­da CG Ti­tán de 150 cen­tí­me­tros cú­bi­cos de co­lor azul. To­do es­to fue se­ña­la­do por el si­tio es­pe­cia­li­za­do In­fo Po­li­cial (fo­to gen­ti­le­za), que de­ta­lló que el mó­vil po­li­cial 300 de la co­mi­sa­ría Quin­ta res­pon­dió al aler­ta emi­ti­do des­de la ra­dio po­li­cial y, en po­cos mi­nu­tos, di­vi­só a los la­dro­nes, que co­men­za­ron a cir­cu­lar a gran ve­lo­ci­dad, re­a­li­zan­do ma­nio­bras pe­li­gro­sas. Hu­ye­ron en con­tra ma­no por las ca­lles Las Pie­dras, Brai­le, Me­dra­no, Al­mi­ran­te Brown y Gaz­cón. La per­se­cu­ción fi­na­li­zó cer­ca de la es­qui­na de las ca­lles Ara­os y Brai­le, don­de ca­ye­ron. Sin em­bar­go, se le­van­ta­ron rá­pi­da­men­te y se die­ron a la fu­ga, de­jan­do la mo­to que abor­da­ban.

Investigan si una niña fue manoseada

Ayer, en la lo­ca­li­dad de Al­ve­ar, sa­lió a la luz una de­nun­cia gra­ve que dio cuen­ta del abe­rran­te abu­so se­xual sim­ple que ha­bría su­fri­do una ni­ña de 11 años, en ma­nos de su pa­dras­tro, quien se en­cuen­tra de­te­ni­do ac­tual­men­te. Al res­pec­to, se in­di­có que la ma­dre de la pe­que­ña fue a re­a­li­zar la de­nun­cia du­ran­te la no­che del mar­tes, an­te la co­mi­sa­ría lo­cal. Apa­ren­te­men­te, su hi­ja le ha­bría di­cho que era ma­no­se­a­da por el hom­bre. En ese sen­ti­do, se in­di­có que la ma­dre ya sos­pe­cha­ba que al­go ma­lo ocu­rría en el in­te­rior de la ca­sa, a ra­íz de un epi­so­dio que da­ta de ha­ce un año. Pre­sun­ta­men­te, en aque­lla opor­tu­ni­dad, la mu­jer tu­vo que vol­ver an­tes a la ca­sa por el cli­ma y una vez aden­tro, ad­vir­tió que el su­je­to se di­ri­gía con la me­nor ha­cia la pie­za de él, sos­te­nien­do la ma­no de la ne­na. Se­gún di­jo el fis­cal, lue­go de eso fue a ex­po­ner la si­tua­ción a la co­mi­sa­rí­a, pe­ro no re­a­li­zó de­nun­cia for­mal. De­be re­cor­dar­se que la Ley 27.455, san­cio­na­da por el Con­gre­so Na­cio­nal, ha­ce que es­te ti­po de de­li­tos se­an de ac­ción pú­bli­ca, por lo que no se­ría ne­ce­sa­rio una de­nun­cia pre­via. Más allá de es­to, lo cier­to es que, a pe­sar de que pa­só un año de aque­lla vez, na­da se hi­zo has­ta que la mu­jer se pre­sen­tó du­ran­te el mar­tes a for­ma­li­zar la de­nun­cia. Al res­pec­to, los mé­di­cos des­car­ta­ron vio­la­ción, por lo que se in­ves­ti­gan los ma­no­se­os que la pe­que­ña ha­bría acu­sa­do.